Editorial “¿Primarias en el PP?”

El Partido Popular no tiene unas primarias como es debido sino un triste sucedáneo. Ni chicha ni limoná. Pueden pero no quieren, deben pero no se atreven.
No habrá líder suficientemente legitimado si no pasa primero por un proceso de primarias en el que participen de forma directa todos los militantes para elegir al futuro líder de la derecha española. Desde un principio fue el concejal Henríquez de Luna el principal valedor de unas primarias realizadas con naturalidad, abiertas y transparentes. Desde entonces, tras caerle la del pulpo, los conservadores han preferido montar una especie de esperpento controlado.
El PSOE fue el primer partido que organizó primarias. Por ello fue especialmente criticado. Muchos consideran que la democracia es una jaula de grillos, pero, muy al contrario, debemos acostumbrarnos a que sean los militantes o los ciudadanos los que participen abiertamente en los procesos de selección de los partidos políticos.
Le consta a este periódico la voluntad de Núñez Feijóo de ser respaldado por el voto directo. Eso legitimaría en mayor medida a cualquier vencedor. Las otras formas de organización en el PP, bonapartista como antes o a medias como ahora, son mecanismos de control que solo llevan a una disciplina férrea que nada tiene que ver con una democracia avanzada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.