Editorial “Las primarias de los reproches”

Cierto es que el PP no había organizado unas primarias con anterioridad. Cierto es también que éstas tampoco son unas primarias tal y como se conciben en un partido democrático. Cogen los conservadores lo peor de las experiencias de otras organizaciones y nada de lo bueno.
Se suceden los reproches y las indirectas entre los unos y los otros. Frases disimuladas que van directamente a la yugular del adversario. No hay debate de ideas, sino juegos que a veces se producen por debajo de la mesa de confrontación.
Que si Soraya espiaba o que si Casado no tiene el currículum que dice tener. Unos y otros se reprochan en sus círculos privados y se difaman veladamente en público. Mientras tanto, la ausencia de propuestas es, ciertamente, un denominador común entre estos que aspiran a liderar la derecha española.
Pero lo más curioso de todo es que precisamente aquellos que han ocupado grados de responsabilidad en sus ejecutivas o gobiernos, renuncian a un pasado reciente que parece avergonzarles. Igual Margallo se define fuera del sistema como Casado reconoce que han perdido las esencias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.