Editorial “La moral de la moción”

Editorial “La moral de la moción”

El PSOE estaba obligado a presentar una moción por razones éticas y morales. Lo contrario hubiese sido escasamente entendido por la gente, por los ciudadanos y por las personas de bien que no pueden ya soportar el hedor de la corrupción y la impunidad.
Pasaba el Congreso de los Diputados uno de sus peores momentos en la historia. La pereza de Mariano Rajoy mantenía adormilado a su partido a partir de esa analgesia soporífera de la unanimidad conservadora. Los de Ciudadanos, como vecinos malavenidos, medían en cada gesto y cada palabra, cada proposición o iniciativa, sus réditos electorales.
Los de Podemos se mantenían elevando a categoría las cuestiones personales de sus líderes, tras haber dejado atrás una parte de su capacidad de combustión. Los independentistas no paraban de hacer ediciones del único libro que alimenta su discurso, sin nada que aportar, sin nada nuevo que decir.
Aunque la moción se sustenta en las basas de la moral y de la ética, ha tenido como consecuencia la salida del letargo. Al menos el fin de la somnolencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.