Editorial “Italia setenta años después”

Una amnistía fiscal, expulsar a medio millón de migrantes o acabar con las máquinas tragaperras son algunas de las vergonzosas, reaccionarias y ridículas propuestas que forman parte del acuerdo de gobierno entre la Liga y el Movimiento 5 Estrellas.
Cincuenta y ocho páginas que elevan la estupidez a categoría política. La estulticia hecha programa de gobierno. Pero, atención, entre la tontería se ocultan las propuestas más reaccionarias que se han visto en Europa en mucho tiempo.
Porque desde la muerte de Benito Mussolini hace ahora 73 años, no se había vuelto a leer un programa tan reaccionario. Por ejemplo, déjennos que les mostremos una perla: subvencionar las escuelas infantiles pero sólo para familias italianas. ¡Sólo para los niños que lo merecen!
El populista Luigi di Maio del M5S es sólo un títere en manos de otras fuerzas más reaccionarias. Es decir, las posiciones de la Liga de Matteo Salvini se imponen en términos euroescépticos, la apertura a Rusia y el desprecio a los nacidos fuera de la península.
Salvini es un bravucón que se manifestaba por las calles contra la migración. Como eurodiputado formó grupo parlamentario junto al Frente Nacional francés. Y como dirigente se opuso al euro en no pocas campañas.
La democracia se defiende frente al populismo, contra la ultraderecha y, de nuevo, contra un nuevo fascismo que prende con facilidad en las crisis y en la ignorancia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.