Editorial “Gobierno o provocación”

Torra ha propuesto a dos encarcelados y a dos fugados como miembros de su gobierno sabiendo perfectamente que no pueden tomar posesión de sus cargos. Busca el enfrentamiento con el Estado y mantener perpetuamente la atención como mecanismo de propaganda y, en términos de Pujol, hacer país, o en términos de Puigdemont hacer República.
Los encarcelados, Josep Rull y Jordi Turull, y los fugados, Lluís Puig y Antoni Comín, no pueden ser consejeros del gobierno porque para ello se exige que tomen posesión de forma presencial. De nuevo a los independentistas le importa más la propaganda y el victimismo que la prosperidad y la vertebración de Cataluña.
El gobierno de Mariano Rajoy hace política por omisión. Las decisiones se producen por reducción al absurdo. Por ejemplo, no levantando el 155 hasta que no se forme un gobierno en la región. Por eso, por reducción, al no poder tomar posesión cuatro consejeros y no poder formar parte de ese gobierno, el 155 seguirá imperante en una Cataluña que lo que necesita es un gobierno en plena normalidad.
Insistimos que el Gobierno de la Nación debe tomar decisiones contundentes en aplicación de la norma y decisiones políticas que eviten que sigan tomando el pelo a los catalanes, al resto de españoles, a las instituciones y a la historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *