Editorial “El error del SPD”

El berlinés Edouard Bernstein defendió las tesis del reformismo socialdemócrata con el afán de mejorar la vida de la clase trabajadora y dotar de libertad y autonomía a los asalariados de Europa.
Bernstein escribió Las premisas del socialismo y la tarea de la socialdemocracia, porque, efectivamente, partiendo de unas premisas nos ponemos en marcha para realizar unas tareas que tienen como finalidad un único objetivo: la libertad de todos y cada uno de los ciudadanos a partir de políticas de igualdad desde la propiedad colectiva de algunos medios de producción.
Alejarse de ese objetivo es un error, o es perder el tiempo, o simplemente una pésima inversión política, electoral e intelectual de cara al futuro. Los socialistas -moderados, radicales o mediopensionistas-, no podemos darle la espalda a los trabajadores, y mucho menos, hipotecar nuestro discurso.
La socialdemocracia no se destruye: se transforma. Vivimos momentos de decadencia -en Italia, en Alemania o en Francia-, fruto de haberle dado la espalda a los trabajadores, partiendo de premisas falsas para llegar a tareas equivocadas.
Schulz será ministro de Asuntos Exteriores, pero el SPD puede acabar pagando un precio muy alto por su alianza con la política más dañina de los últimos decenios para los trabajadores europeos: Ángela Merkel.
Sólo con los faros largos vemos al final de la carretera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *