Editorial “El tercio de la corrupción”

Un tercio de los ministros de Aznar han tenido algo que ver con la corrupción. De una forma u otra. De una manera o de otra. Sobresueldos, condenas, imputaciones o prisión. Una vergüenza para un país que merece poder mirar atrás sin sentir vergüenza.
“Se fuerte”, escribió el Presidente del Gobierno de la Nación. Una frase que quedará para la historia universal de la impunidad. Y eso no es nada al lado del año aproximadamente que ha estado Jaume Matas en prisión. O que los hechos de Rodrigo Rato no tengan apenas defensa.
Lo de Eduardo Zaplana se veía venir: utilizar presuntamente las instituciones para lucrarse. Tal como lo hicieron las manos derecha y las manos izquierda de Esperanza Aguirre. Porque en vez de limpiar crearon una fosa séptica.
Todavía están por aclarar los sobresueldos. Así que no podemos pasar página porque olvidar es condenarnos a repetir la historia. La impunidad es peor que la corrupción porque permite que ésta se reproduzca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.