Editorial “El interés de la nación”

El partido socialista estaba obligado a presentar una moción de censura que colocara la dignidad por encima del interés. Una iniciativa que eleva la política por encima del egoísmo propio de las democracias conservadoras.
No hay prosperidad económica y social si no se produce antes un cambio en la moral pública y en la ética política. No puede haber una democracia consolidada o una sociedad libre, igualitaria y rica, si no se logra antes una regeneración de la vida colectiva.
Los hechos acaecidos en este país son de una gravedad insostenible. El problema no es solo la corrupción del Partido Popular, ya de por sí grave, si no la impunidad a la que nos han acostumbrado sus líderes.
La última, la mirada para otro lado de un presidente del gobierno que merece la reprobación de todos. Mariano Rajoy nunca ha estado a la altura de la política más allá de ver trepar sus ambiciones personales al tiempo que se pudren los problemas colectivos.
Por eso, por interés de la nación, el partido socialista acierta con una moción que coloca la ética por encima de la política, la razón por encima de la corrupción y la verdad por encima de la impunidad.

1 thought on “Editorial “El interés de la nación””

  1. En estos momentos de auténtica emergencia nacional no hay otra solución que apartar del Gobierno al Partido Popular con el Sr. Rajoy al frente. Y para ello, la única medida es la moción de censura.
    El Partido Ciudadanos con su prepuesta de convocar elecciones, lo único que hace es marear la perdiz. No olvidemos que el Presidente del Gobierno es el único facultado para disolver las Cortes y convocar elecciones. ¿Se imagina alguien que el Srt. Rajoy esté dispuesto a ello?
    Sr. Rivera, quítese ya la máscara y mírese al espejo, lo que encontrará es un Partido apéndice del Partido Popular y que a lo que aspira es a sustituirle en el Gobierno, pero seguir contando con ellos.
    Si no acepta la propuesta de moción de censura y posterior convocatoria de elecciones es que su cacareada «regeneración democrática» es falsa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.