Editorial “El culebrón de la corrupción”

Poco a poco se va descubriendo el culebrón de la corrupción. Todo aquello que fue desempolvado por parte del Grupo Parlamentario Socialista de la Asamblea de Madrid, toda aquella basura de impunidad, se va conociendo gracias a la delación de sus protagonistas.
Francisco Granados deja caer, relaciones sentimentales, así como cuestiones que detallan la corrupción y desenmascararan a aquellos que tenían toda la información y propiciaban los nombramientos.
De relaciones sentimentales, amores y sexo, este periódico es remiso a entrar porque no interesa y, además, porque forma parte de los aspectos más privados de la vida diaria. En cualquier caso, es materia reservada para cada uno de sus protagonistas: con quién se acuestan, a quién aman y a quién traicionan.
Francisco Granados deja muy claro que Esperanza Aguirre e Ignacio González no solamente eran conocedores de más información de la que dicen, sino que además eran los responsables de los nombramientos de las personas más corruptas y más propensas al hurto, al robo, al cohecho, a la prevaricación y a la malversación de caudales públicos.
Ni más, ni menos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.