Editorial “Bigmouth”

El término bigmouth es el que utilizan los norteamericanos para señalar a alguien como un bocazas. Aquel que habla imprudentemente generando todo tipo de problemas por tener la lengua muy larga y, a veces, la mente muy corta. Pero no se equivoquen.
Estamos en presencia, Trump, de un auténtico bocazas que persigue la maximización de su posición política interna de los Estados Unidos de América. Para ello utiliza la masacre vergonzosa de Siria con el fin de tapar sus propias miserias.
Un tweet a Rusia amenazando a Siria con descargar todos los misiles es una bravuconada ridícula y patética. Una nueva forma de hacer política. Ni el más macarra de nuestro entorno sería capaz de utilizar la redes sociales de ese modo.
Pero no se equivoquen. Está todo medido. Se trata de un equipo más o menos inteligente. Siria es la excusa para tapar que el FBI ha registrado el despacho de su abogado, para ocultar el pago a la actriz porno que amenazaba con revelar secretos de alcoba, la justificación para decir que Rusia dejó de ser un amigo, sigue siendo enemigo y blanquear la presunta intervención de Moscú en su campaña.
Bigmouth lo tiene todo medido. Obscenamente medido.

1 thought on “Editorial “Bigmouth””

  1. Si realiza los bombardeos, creará mas emigración que querrá venir a Europa, no a EE. UU.
    El tapa sus miserias y «nosotros pagamos el pato»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.