Dos científicos españoles logran una terapia contra el cáncer de cerebro

Dos científicos españoles logran una terapia contra el cáncer de cerebro

Aumenta la supervivencia de pacientes que sufren tumor cerebral.
Basándose en los casos accidentales de inmunoterapia por los cuales un virus común ataca a las células tumorales, un estudio publicado recientemente desvela que, usando un virus, modificado, del resfriado, las células cancerígenas enferman de manera selectiva. Dos científicos españoles, Candelaria Gómez-Manzano y Juan Fueyo, matrimonio de neurólogos españoles trabajadores en el Centro de Cáncer MD Anderson de EEUU desde 1994, basándose en un adenovirus, y modificando su ADN con dos pequeños cambios, consiguen combatir el glioblastoma, el tumor cerebral más común y el más letal, que no responde a la inmunoterapia y que se trata extirpándolo y aplicando, posteriormente radioterapia y quimioterapia. Sin embargo con este método tradicional las recaídas son habituales y la media de supervivencia es de 14 meses. Al virus se le ha llamado DNX-2401, y las modificaciones en su ADN consisten en, por un lado, hacer que el virus se una selectivamente a las integrinas, unas proteínas abundantes en la superficie de las células cancerígenas, y por otro lado, la segunda modificación, que sólo se replique y cause una infección si el gen del retinoblastoma, un marcador característico de los tumores que no existe en células sanas, está desactivado.
Según un estudio reciente realizado en 25 pacientes con tumor cerebral demuestra que el 20% de ellos vivieron más de tres años con sólo aplicarles una inyección del adenovirus en el cerebro. Según los resultados del ensayo, los tumores redujeron su tamaño en un 70% de los pacientes gracias al virus. Tres de los enfermos llegaron a vivir más de cuatro años. Gómez-Manzano ha destacado que “es la primera vez que un virus oncolítico muestra unos beneficios así contra el glioblastoma. Desde que comenzamos a estudiar terapias contra estos tumores, el beneficio que han mostrado los pocos fármacos nuevos que ha llegado al mercado se han medido en semanas más de vida”. Juan Fueyo explica que el virus penetra en las células cancerígenas, comenzando a destruirlas, y una vez hecho esto el sistema inmune responde ante la presencia del virus y lo elimina: “este proceso provoca que las células tumorales queden desenmascara a las y que el sistema inmune las aniquile incluso después de que el virus oncolítico haya sido eliminado del organismo”. El tratamiento no cura a los enfermos pero alarga su calidad de vida y la mejora claramente, por lo que ya se ha iniciado un nuevo ensayo clínico en fase dos, de las tres necesarias para aprobar un fármaco. Ahora las investigaciones se centrarán en administrar el adenovirus junto o a pembrolizumab, fármaco de inmunoterapia comercializado por Merck.

Colaboración internacional y ensayos en España
En estas investigaciones participan científicos en Estados Unidos, España y Países Bajos. La Clínica Universidad de Navarra probará el virus junto al tratamiento convencional de radioterapia en niños con tumores en el tronco cerebral. Marta Alonso, coautora del estudio y bióloga de la Universidad de Navarra, dice que “este es un tumor infantil poco común, pero no tiene cura y es el de mayor mortalidad. Por ahora llevamos dos pacientes tratados y lo que sabemos es que el virus es seguro”. Por su parte, Carmen Balaña, experta en tumores cerebrales del Instituto Catalán de Oncología, pide cautela, aunque pone en valor esta nueva línea de tratamientos: “Aumentar más de tres años la vida de pacientes desahuciados como los que participaron en el estudio es muy llamativo, pero en glioblastoma hemos visto caer muchos fármacos tan prometedores como estos. Estos virus están aún en un estado de desarrollo muy precoz, pero también muy interesante”. Gómez-Manzano y Fueyo han desarrollado una versión mejorada del adenovirus modificando el ADN con un tercer cambio que estimula la producción de la proteína OX40, por lo que los linfocitos identifican y destruyen las células tumorales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.