División en el SPD

División en el SPD

A partir de ayer, las bases del partido podrán votar para aceptar o rechazar el acuerdo con Merkel.
El Partido Socialdemócrata, SPD, alemán y sus bases están divididos acerca de la posibilidad de un nueva coalición con el bloque conservador de Ángela Merkel para formar Gobierno. Desde ayer y hasta el 2 de marzo, más de 463.000 militantes podrán enviar por correo su papeleta de voto para aprobar o rechazar el acuerdo. El domingo 4 se dará a conocer el resultado de la votación. En la misma noche de las elecciones generales del 24 septiembre, los socialdemócratas descartaron volver a gobernar junto al CDU. Sin embargo, tras meses de conversaciones, se alcanzó un acuerdo por el cual el SPD asumiría los ministerios de Finanzas, Exteriores y Trabajo y Asuntos Sociales en un hipotético nuevo Gobierno de coalición junto a los cristianodemócratas y el CSU. Si se obtiene el respaldo de la militancia socialista, Merkel podría ser investida la primera quincena del mes de marzo. En caso de ser rechazado el acuerdo, sólo habría dos opciones: un gobierno en minoría de la CDU y la CSU, el Partido Cristiano Social, también conservador, algo que la propia canciller rechaza, O una nueva convocatoria de elecciones.
La cúpula socialdemócrata confía en obtener el respaldo suficiente de los militantes. Andrea Nahles, jefa parlamentaria del SPD, que aspira a la presidencia del partido después de que, como anunciara, Martin Schulz dimita, ha hecho un llamamiento a votar a favor, en especial por las grandes concesiones conseguidas en la negociación: “Vale la pena luchar por estos éxitos”, y si ha iniciado una gira de los dirigentes para ganarse el voto uno de los afiliados. En paralelo, los partidarios del no también han iniciado una campaña encabezada por las Juventudes Socialdemócratas y Kevin Kühnert, su presidente. Ambas campañas coinciden en su inicio con los resultados de una encuesta en los que el SPD se ve superado por primera vez por Alternativa por Alemania, formación de ultraderecha, que pasa a ser la segunda fuerza en intención de voto, sólo medio punto por encima de los socialdemócratas, que obtuvieron el 15,5%, perdiendo 1,5 puntos. Muchos del partido todavía liderado por Schulz hacen la lectura de que si se convocan nuevas elecciones su crisis se agravaría más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.