Se dispara la inflación también en España

También se dispara la inflación en España

Los precios de la electricidad y de los carburantes están detrás de la fuerte subida en abril de la inflación en España, escalando un 1,2%. Con ello, el Índice de Precios de Consumo (IPC) situó la tasa interanual en el 2,2%, nueve décimas por encima de la de marzo, que fue del 1,3%.

Los datos que ayer publicó el Instituto Nacional de Estadística (INE) confirman los que ya avanzó a finales del mes pasado.

De este modo, se encadenan cuatro meses consecutivos en tasa positiva, llevando a la inflación en España a niveles no vistos desde hace más de dos años.

Tal es así que no se llegaba a una tasa de IPC tan elevada desde el 2,3% en que se situó en octubre de 2018.

Como decimos, el encarecimiento de los precios de la electricidad y el mantenimiento de los de los carburantes contribuyeron a la subida del IPC. En cambio, bajaron las frutas y los paquetes turísticos.

Concretamente, el grupo de vivienda vio cómo se elevaba su casa interanual casi seis puntos, hasta situarla en el 10%. A su vez, el grupo de transporte aumentó su porcentaje más de 3,5 puntos, hasta el 7,4% gracias a la estabilidad de los precios de los carburantes.

Por contra, el grupo de alimentos bajó su tasa interanual en más de un punto. Se situó en el 0,3% debido al abaratamiento de las frutas. También contribuyó a este descenso la menor subida de los precios de las legumbres y hortalizas, así como del pescado y el marisco respecto al cuarto mes del año pasado.

También el grupo de ocio y cultura redujeron su porcentaje interanual. Cayó en un punto, hasta quedar en el -1,2%, debido al menor coste de los paquetes turísticos. Está reducción también se debe al bajo precio de hoteles, cafés y restaurantes. Recortaron su porcentaje interanual en cinco décimas, hasta situarse en el -0,5%. Detrás de ello, la menor subida de los servicios de alojamiento respecto a abril de 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.