Dimite el gobierno de Líbano

Dimite el gobierno de Líbano

En un mensaje a la nación, ayer, Hasán Diab, primer ministro de Líbano, anunció la dimisión en bloque en del gobierno del país. Detrás de esta renuncia, las explosiones del pasado 4 de agosto en el puerto de Beirut, que ha causado la muerte a más de 200 personas y herido a 7.000.

También lo hace en respuesta a las protestas que vienen sucediendo desde el mes de mayo por la situación socio-económica y sanitaria de Líbano. Hace unos días, el Ejército se desplegó por varias ciudades del país para controlar la situación y desalojar varios ministerios tomados por los manifestantes.

Diab ha dicho que su Ejecutivo “da un paso atrás para estar junto a la población”. Sostuvo que, de este modo, “acata la demanda de la población por un cambio real”.

No obstante, se lamentó de que la clase política libanesa “se resista a través de todos los medios sucios para evitar un cambio”. “Algunos no han interpretado adecuadamente la revolución del 17 de octubre”, apuntó. Hacía mención a las protestas que hicieron caer el gobierno de Saad Hariri.

La corrupción es endémica en Líbano

En su discurso, el primer ministro reconoció que las explosiones en el puerto de la capital “son una consecuencia ante la corrupción crónica” en Líbano. “La red de corrupción es más grande que el Estado”, añadió.

Así, manifestó que “el Estado tiene las manos atadas” para enfrentarse a la corrupción. “Una de las numerosas manifestaciones de la corrupción ha explotado en el puerto de Beirut y la calamidad ha caído sobre Líbano”, reprochó.

Diab destacó que “los casos de corrupción se reparten por el paisaje político y administrativo del país”. Tras ello, subrayó que parte de la clase política “amenaza la vida de la gente, falsifica los hechos, sobrevive por la sedición y explota la sangre de los libaneses”.

En esa línea, y tras declarar estar “aún impactados por la tragedia que ha golpeado Líbano”, remarcó que “la amplitud de la tragedia es indescriptible”. “Pero algunos no se preocupan”, censuró.

“Viven en otro tiempo, quieren sumar puntos políticos, pronunciar discursos populistas y destruir lo que queda del Estado”, esgrimió. “Deberían estar avergonzados porque esta catástrofe es producto de su corrupción, y Dios sabe cuántas catástrofes se esconden detrás de su corrupción”, advirtió.

Sin mencionar a político o partido alguno, el primer ministro hizo hincapié en que “es necesario que cambien, porque son la verdadera catástrofe del país”. “Hemos combatido con honor, pero hemos estado solos ante ellos. Han usado todas las armas en su posesión, como la falsificación de la verdad”, denunció.

Esfuerzos baldíos del Gabinete de Diab

En ese punto, justificó que su Gobierno “no ha escatimado esfuerzos para diseñar una ‘hoja de ruta’ que pudiera salvar el país”. “Lo que nos importaba era salvar el país”, destacó. En ese contexto, defendió a sus ministros que, dijo, “lo han hecho lo mejor posible, sin intereses personales”.

Detalló que “ha sido una batalla desigual. Estábamos solos y ellos estaban unidos contra nosotros. Usaron todas sus armas, de formaron los hechos, falsificaron las pruebas, lanzaron rumores y mintieron a la gente”.

“Sabían que representamos una amenaza para ellos y que el éxito de este gobierno significa un verdadero cambio a nivel de la clase dirigente”, matizó. “Llegados a este punto, estamos ante un terremoto que ha golpeado el país con todas sus repercusiones humanitarias, sociales, económicas y nacionales”, explicó.

En ese momento, insistió en que la principal preocupación es “hacer frente a las repercusiones”, así como “una investigación rápida que determine las responsabilidades”.

Antes de despedirse, remarcó que, “ante esta realidad”, el Ejecutivo dimite “para ponerse del lado del pueblo y llevar a cabo la batalla del cambio”. “Queremos abrir la puerta a la salvación nacional, una salvación en la que los libaneses participen”, concluyó.

A renglón seguido, el primer ministro marchó hacia el Palacio de Baabda para presentar su dimisión a Michel Aoun, presidente de Líbano. La aceptó y ahora Diab queda en funciones hasta que se forme un nuevo Gobierno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.