Dimite Boris Johnson

Dimite Boris Johnson

En la noche del domingo también y mi tío David Davis, titular del Brexit.
La crisis política de Theresa May empeora después de que ayer Boris Johnson, ministro de Exteriores británico, presentará su dimisión. En menos de un día dos ministros han presentado su renuncia al negarse a secundar la idea de la primera ministra de negociar una ruptura suave con la Unión Europea.
May había logrado un consenso en su Gobierno para un plan sobre la relación comercial futura de Reino Unido con el bloque comunitario, que presentaría a Bruselas y que contempla un área de libre comercio de mercancías que obligaría a los británicos a respetar la normativa europea, pero sin poder participar en su creación, algo inaceptable por el ala más euroescéptica del partido.
Boris Johnson, que representa al sector más duro del Brexit en el Ejecutivo británico, en la reunión en Chequers, la residencia de campo de May, llegó a calificar el plan de la primera ministra como “una mierda”, según cuentan algunos de los presentes. Sin embargo, Johnson no se opuso al documento, pero después del fin de semana ha dimitido. Jeremy Corbyn, líder laborista, ha ironizado acerca de ello diciendo que “el consenso de Chequers ha tardado dos años en producirse y dos días en desvanecerse”.
El ya ex ministro de Exteriores británico estuvo desaparecido durante toda la mañana de ayer. A primera hora de la tarde de este lunes desde Downing Street se hacía el anuncio de la renuncia. “Esta tarde, la primera ministra ha aceptado la dimisión de Boris Johnson como ministro de Exteriores. Su reemplazo se anunciará en breve. La primera ministra agradece a Boris su trabajo”.
La salida del ex jefe de la diplomacia británica hace tambalear el Gobierno de May, aumentando la posibilidad de que acabe enfrentándose a una moción de censura. Más aún si 48 diputados conservadores lo piden por carta a Graham Brady, presidente del Comité 1922, un órgano que representa a los diputados tories sin cargo en el Ejecutivo. De llegar la moción, la primera ministra se enfrentaría a una guerra interna en la lucha por el liderazgo en la que Johnson se presenta como uno de los potenciales candidatos.
No obstante, el sector duro del Brexit tendría pocas posibilidades de ganar puesto que la mayoría de los diputados de la formación conservadora son partidarios de una salida suave, con lo que sería una locura arriesgarse a una crisis interna que podría acabar llevando a Downing Street al laborista Jeremy Corbyn, contrario al Brexit.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.