Dimite Alberto Reyero, harto de Ayuso y de la inconsistencia de un gobierno de ultraderecha

Dimite Alberto Reyero, harto de Ayuso y de la inconsistencia de un gobierno de ultraderecha

Alberto Reyero se va. Abandona el Gobierno de la Comunidad de Madrid cansado de Isabel Díaz Ayuso, la presidente regional, de sus vaivenes, de su incompetencia, de su incapacidad para resolver la crisis sanitaria. Cansado, harto, de tanto despotismo de la jefa del Ejecutivo de Madrid, de su incoherencia y su inconsistencia.

Deja la Consejería de Políticas Sociales, Familias, Igualdad y Natalidad, el único organismo en la región junto a la Yolanda Fuentes, la ex directora general de Salud Pública del Gobierno madrileño, que se preocupó de nuestros ancianos. Más de 6.000 mayores murieron en las residencias de la Comunidad de Madrid ante la pasividad e inacción de Ayuso y Enrique Ruiz Escudero, su mordaz escudero como consejero de Sanidad.

Pero Reyero lo deja con elegancia, por la necesidad, a su juicio, de “cerrar una etapa” y “dar un paso a un lado”. Ahora, dice en su carta de dimisión, la situación en los centros sociosanitarios en Madrid está “bastante controlada”.

Alberto Reyero advirtió de lo que iba a pasar en las residencias

Díaz Ayuso lo respaldó en el pasado debate del Estado de la Región, diciendo que “en mi gobierno no sobra nadie”. Pero es verdad que había quedado señalado por la gestión de las residencias durante la primera oleada de coronavirus.

De hecho, el 26 de marzo, se le despojó de esas competencias a favor del mando único dirigido por el mordaz consejero de Sanidad. Aunque mirándolo en la distancia, más bien se le apartó porque denunció y advirtió sobre la situación de las residencias. También criticó la gestión de su propio gobierno en la crisis sanitaria.

Ya tan solo reseñar que una de las primeras reacciones a la dimisión de Alberto Reyero ha sido la de Rocío Monasterio, en Twitter: “¡Por fin!”. Un niño de tres años sabría estar a la altura comparado con la patética portavoz de ultraderecha en la Asamblea de Madrid.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.