Dimite Albert Rivera ahogado en sus propios errores

Dimite Albert Rivera ahogado en sus propios errores

Cae la primera víctima, seguramente será la única, de los resultados de la repetición electoral: Albert Rivera dimitió ayer ante el comité ejecutivo de Ciudadanos. “En coherencia con lo que soy, no creo que sorprenda que hoy dimita. Sea justo o injusto, es lo responsable. Es lo que me enseñaron mis padres y mis profesores”, ha dicho ante la prensa.

Rivera, que también ha anunciado que no recogerá su acta de diputado y que deja la política, a punto de cumplir 40 años –en esta semana-, ha dirigido la formación naranja desde su fundación hace 13 años. El nuevo liderazgo será asumido por quien decida un congreso extraordinario, pero ya muchos apuntan a que será Inés Arrimadas quien tome las riendas.

En las elecciones del domingo, Ciudadanos no se desplomó, casi desaparece después de perder 47 diputados y quedar con tan solo 10 en la Cámara Baja. El gran beneficiado ha sido Vox, que ha más que duplicado su presencia parlamentaria, pero también el PP ha conseguido arrancar votos de los descontentos con la deriva del partido.

En una comparecencia, sin preguntas, cargada de emotividad, Rivera ha explicado que “la vida es mucho más que la política”. Ahora, adelantó, “no voy a ser el presidente de las familias, pero sí mejor padre, mejor hijo, mejor pareja, mejor amigo, que es lo que creo que se merecen”. “La vida sigue y yo quiero ser feliz”, añadía al borde de las lágrimas.

Con este gesto, asume su responsabilidad y el varapalo sufrido por la formación naranja el 10N: “Los líderes también sabemos que los malos resultados son del líder”, ha significado. “No puedo asumir ser diputado en el Congreso solo por una nómina”, dijo al anunciar su renuncia. Edmundo Bal, abogado del Estado y cuarto en la lista por Madrid, ocupará su escaño.

Rivera ya había recordado hace poco que él tenía una profesión, un trabajo, y que no era la política pese a apasionarle. A esa profesión volverá “con gratitud, sin rencor, sin mirar atrás”. Abogado, trabajó en los servicios jurídicos de LaCaixa.

“Seguramente si me preguntan qué es lo más bonito que he hecho en la vida, diré que la vida pública”, afirmaba en su despedida ante dirigentes del partido que ahora se sumen desconsolados en un futuro sin el que hasta ahora ha sido su líder.

Con todo, el ya ex presidente de Ciudadanos confesó que deja la política preocupado por el devenir de España: “Espero que pueda ver cómo se recompone la unidad nacional, la libertad, la igualdad y los valores constitucionales”, manifestó.

Al despedirse, citó a Barack Obama, ex presidente de Estados Unidos: “Si para ganar tienes que dividir a la gente, vas a tener un país ingobernable”. Concluía proclamando: “Viva la libertad”.

Rivera ha preferido comunicar primero su decisión a la cúpula del partido y así lo hizo en la noche del domingo: “Es un mal resultado, sin paliativos ni excusas”, admitía. “Los líderes asumen en primera persona no solo los éxitos, sino también los fracasos”, trasladaba a sus más cercanos.

El futuro inmediato de Ciudadanos pasa por que, una vez ya disuelta la ejecutiva, el consejo general nombre en un plazo máximo de 15 días una gestora formada por un máximo de 15 miembros. Ésta deberá, entonces, convocar la quinta asamblea extraordinaria del partido de la que saldrá la persona que dirigirá el partido y el nuevo rumbo de la formación.

Los vaivenes de Ciudadanos en los últimos cinco meses han precipitado una caída que las encuestas ya anunciaban. Su negativa a pactar pasara lo que pasara con el PSOE aupó a la formación naranja hasta los 57 escaños en abril, pero su férrea postura desencadenó una crisis interna sin precedentes que ha terminado con su líder.

Antes, por desacuerdos con la deriva de Rivera, propiciaron la dimisión en cascada de cuatro miembros de la ejecutiva y la baja de militancia de Francesc de Carreras, cofundador del partido.

Una de las dimisiones más sonadas fue la de Toni Roldán, ex portavoz económico, quien ha expresado su “respeto y reconocimiento” al ya ex líder naranja.

“Como dije cuando me marché, Rivera ha sido un líder excepcional, un luchador incansable que logró algo que nadie había conseguido antes: articular un gran centro político en España. Ha pagado sus errores y le honra marcharse ahora”, ha dicho en Twitter.

Del futuro de Rivera él mismo se encargará, pero sobre el de Ciudadanos planea una sombra incierta. El partido naranja se ha precipitado al vacío en estas últimas elecciones generales acosado por el PP y por Vox.

Sin respaldo, al menos a nivel nacional, de la ciudadanía, no hay que olvidar que gobierna en coalición en importantes plazas como la Comunidad de Madrid, Andalucía y Región de Murcia, en el Ayuntamiento de Madrid y participa en hasta 400 gobiernos municipales.

De ellos, en 200 alcaldías, como Albacete, Badajoz, Ciudad Real, Granada y Palencia, además de la citada Madrid, donde ostenta la vicealcaldía de la capital y tiene presencia en tres áreas de gobierno más, tres áreas delegadas y nueve distritos.

A ello se une que participa en los gobiernos de Alicante, Córdoba, Guadalajara, Jaén, Málaga, Murcia, Oviedo, Salamanca, Santander, Teruel y Zaragoza. Todo ello sin olvidar que, integrado en la coalición Navarra Suma, gobierna en más de 20 municipios de la Comunidad Foral, entre ellos Pamplona y Tudela. En total, tiene alrededor de 2.800 concejales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.