El día en el que el BBVA se comió al Sabadell

El día en el que el BBVA se comió al Sabadell

Volvemos a hablar de una fusión bancaria, más bien absorción, en este caso entre BBVA y Sabadell. El primero ya es la segunda entidad en España por volumen de activos: 403.527 millones de euros al cierre de setiembre de 2020.

Es más del doble de los 192.954 millones en activos del segundo. Su fusión, o absorción, supondría crear un gigante con un total de casi 600.000 millones.

De este modo, BBVA, con Sabadell, seguiría siendo la segunda entidad bancaria, a apenas 5.500 millones de la fusión (absorción) entre CaixaBank y Bankia. Estos últimos suman 665.470 millones de euros en activos.

Así, se consolidaría la segunda posición en el universo bancario español, dejando a Banco Santander el tercer puesto, con 352.296 millones. Muy alejado, y con otro modelo de banca, Bankinter, que cuenta con 96.845 millones en activos.

Ahora bien, el grupo que saliera de esa fusión, atendiendo a los negocios internacionales, contaría con alrededor de 860.000 millones de euros en activos totales. Esto es quedarse bastante por debajo del volumen total del banco que preside Ana Botín, que cuenta con un global de 1,5 billones de euros.

Con todo, sea fusión o sea absorción, el nuevo grupo crearía un negocio que le permitiría aspirar a la primera plaza en la banca nacional. Además, supondría, también, ser la segunda mayor red comercial de oficinas, en clientes y en planes de pensiones. Asimismo, se consolidaría la presencia internacional del grupo, especialmente en México, Turquía y Reino Unido.

BBVA y Sabadell tendrán que ajustar plantilla

Sin embargo, obligaría a un reajuste de plantilla. Entre ambas entidades suman más de 46.000 trabajadores, si bien Sabadell ya negocia salidas voluntarias de 1.800 empleados.

Así, una vez salvado del primer impacto de la epidemia, la digitalización y el uso cada vez mayor de canales digitales han impulsado un progresivo ajuste de la red de oficinas. Con ello, se reducen costes y se mejora la eficiencia, al cerrar las sucursales menos rentables.

Al cierre de setiembre, BBVA y Sabadell suman un total de 4.240 oficinas en toda España. Lo habitual en estos casos es que se clausuren sucursales del mismo código postal.

Capítulo aparte son los indicadores financieros de resultados. En los tres primeros trimestres de 2020, ambas entidades, en su conjunto, obtuvieron un resultado neto de 188 millones de euros.

No obstante, solo en el tercer trimestre, una vez que acabaron las restricciones de movilidad, el banco que preside Carlos Torres obtuvo un resultado neto de 1.141 millones. A su vez, el de Josep Oliu sumó 57 millones, un 11% más respecto al trimestre anterior.

Atendiendo sólo al negocio doméstico, la posible fusión de BBVA y Sabadell superaría a Santander en cuanto al nivel de ingresos. Tomando como referencia el margen bruto, el resultado de la unión de ambas entidades sería de 7.262 millones, frente a los 5.150 millones del banco de origen cántabro.

El sector bancario se encuentra en los últimos años con grandes dificultades para mejorar su rentabilidad, debido a los bajos tipos de interés. Tras la epidemia, la Unión Europea recomienda iniciar procesos de consolidación financiera orientados a afrontar la crisis económica y a la búsqueda de una mayor rentabilidad. Y en eso están.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.