La detención en Getafe de un imán evita una masacre en Madrid

La detención en Getafe de un imán evita una masacre en Madrid

Fuentes policiales han señalado a Diario Progresista que con la detención de un imán en Getafe puede haberse evitado una posible masacre en Madrid.

La radicalización de este también profesor de una madrasa podría haber llevado en un futuro a perpetrar un atentado, en opinión de las mismas fuentes. Con su detención, se impide la comisión de esa posible masacre.

Las investigaciones habían llevado a la constatación de que el individuo ahora detenido comulga plenamente con los postulados de Daesh. De ideología takfiri, venía realizando labores de captación de adoctrinamiento a terceros a través de las redes sociales.

La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha coordinado la investigación policial bajo la dirección del Juzgado Central de Instrucción número uno. En ella han participado agentes de la Comisaría General de Información y de la Brigada Provincial de Información de Madrid.

Los investigadores contaron con la colaboración del Centro Nacional de Inteligencia a nivel nacional. A nivel internacional, con la Dirección General de Vigilancia del Territorio del Reino de Marruecos.

La operación se llevó a cabo el pasado jueves, practicándose también el registro del domicilio del detenido. En este, se intervino numeroso material electrónico, teléfonos y documentación. Los agentes, ahora, analizan todo este material.

La Policía Nacional señala en un comunicado que las investigaciones dieron comienzo hace más de dos años. Entonces se supo de la presencia de España de un miembro de Daesh que regresó de Siria.

Este terrorista llegó a España en el verano de 2018 y residió en Cataluña. En diciembre de ese mismo año, agentes de la Comisaría General de Información lo detuvieron.

La radizalización del imán y sus contactos podrían haber llevado a una masacre

Se investigaron entonces sus contactos. Encontraron entre ellos a un ciudadano marroquí que ejercía de imán y profesor de una madrasa de niños en una mezquita de Getafe.

En su vida diaria, el ahora detenido se comportaba como una persona integrada en la vida social de esta localidad madrileña. Sin embargo, ocultaba su verdadera ideología radical.

Investigando su actividad a través de las redes, se comprobó que era seguidor de Daesh. Asimismo, se autoadoctrinaba mediante la lectura y visión de cientos de archivos de propaganda yihadista. En ellos se exaltaba el martirio después de ejecutar atentados.

También contaba con manuales de autocaptación militar yihadista. Gracias a su actividad en internet, consiguió una gran cantidad de contactos de miembros de Daesh en zona de conflicto.

Uno de ellos es el terrorista que volvió de Siria y fue detenido en Cataluña. El imán lo ayudó a llegar a España prestándole apoyo logístico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.