El desolador paisaje de la destrucción de un tercio de los árboles de Madrid

El desolador paisaje de la destrucción de un tercio de los árboles de Madrid

El temporal Filomena no sólo provocó el colapso en las calles y carreteras de Madrid, sino que se llevó consigo un tercio de los árboles de la capital. El arbolado de calles y parques como El Retiro o la Casa de Campo ha sufrido el devastador efecto de la gran nevada.

Esto representa 600.000 de los casi 1,8 millones de ejemplares. Se han torcido, caído, rajado o han quedado malheridos, según el Ayuntamiento de Madrid.

Ya en la capital había cerca de 500.000 árboles viejos o enfermos. También, eran especies que no se habían adaptado bien, por el clima, por las podas inadecuadas o excesivas, o porque no habían arraigado.

Ahora toca analizar y replantearse la repoblación del arbolado de la capital teniendo en cuenta todos los factores que, según los expertos, deben considerarse. Eso sí, con calma.

En su día, Manuela Carmena, ex alcaldesa de Madrid, promovió la llamada Mesa del Árbol. Un cónclave formado por expertos, técnicos, ecologistas y vecinos. Tras la gran nevada, y una vez constatados sus efectos, se reunió con carácter de urgencia.

La primera conclusión fue que no se debían tomar decisiones precipitadas puesto que no se repetirá cada año un fenómeno como el de Filomena. De hecho, todos los estudios apuntan a un Madrid más seco, más caluroso, más extremo.

Las olas de calor son cada vez más intensas, por lo que hay que pensar en buscar árboles que sufran menos. Según datos de la Agencia Española de Meteorología, en los últimos 45 años se han producido 62 de este tipo de fenómenos. En la última década, 23 de ellos.

Hay que plantear qué tipo de árboles se deben sembrar

Por tanto, lo que hay que pensar es en una repoblación correcta porque los árboles son seres vivos que sufren según se gestione su crecimiento. Y es que Madrid no estaba preparada para soportar una nevada como la vivida hace diez días. Ya tenía muchos ejemplares deteriorados.

Hay que plantearse qué tipo de árboles debe implantarse y con qué objetivo. En la década de los 70 y los 80, la prioridad no era el medioambiente y no se tuvo en cuenta el ecosistema. La prioridad era lo ornamental, que los árboles crecieran rápido y dieran buenas sombras.

Ahora, hay que pensar en ejemplares que preserven el medioambiente, que actúen como un freno a las emisiones de CO2, principal gas de efecto invernadero. De hecho, Naciones Unidas hizo un llamamiento en octubre de 2019 en ese sentido.

Contar con los árboles adecuados en según qué entorno también se traduce a términos económicos y de salubridad. Según un estudio llevado a cabo por el Consistorio madrileño en 2018, el arbolado y la vegetación en general evitar más de 3.600 casos de asma y 4.000 síntomas respiratorios agudos al año.

Los árboles absorben anualmente 673 toneladas de polución. Esto supone un ahorro de 25,7 millones al año, que es lo que cuesta utilizar otros medios con el mismo fin.

El informe del estudio concluye que la absorción de carbono es lo que 62.775 coches o 25.718 casas unifamiliares producen en emisiones cada año. Asimismo, el equivalente en dióxido de nitrógeno de 6.950 vehículos o 3.131 viviendas. Si hablamos de azufre, el de 161.545 coches o 428 casas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.