“Desenterrado el olvido”, por Isabel Viña.

Isabel Viña.

El pasado mes de julio, se desmanteló la tumba del lugarteniente nazi Rudolf Hess.

Sus restos, después de incinerados, fueron arrojados al mar. Su sepulcro se había convertido en un lugar de peregrinaje neonazi. En su tumba había una estela blanca donde ponía «sí me atreví».

Decir que en España, no deben ciertos sectores conservadores, rasgarse las vestiduras por la exhumación del dictador Franco. Alemania, un país más pragmático, no le tembló el pulso a la hora de hacerlo con un nazi genocida.

Se ha escrito una línea más en la historia de este país, la joven democracia española dio un gran paso con la exhumación del dictador, se hace justicia y España es un poco más justa.

Por fin los restos de Franco salen de un mausoleo construido con la sangre de sus víctimas.

No hay nada más obsceno, no hay nada más cruel que enterrar al verdugo rodeado de sus víctimas.

Sinceramente creo que llega tarde, pero al menos llegó.

El dictador asesino escribió su historia, y los hechos de la misma con los cuerpos tirados en las cunetas. Una historia gris, denigrante y cruel.

Las 33,800 personas asesinadas y enterradas en el Valle de los Caídos, merecían que sacaran de allí a su verdugo. Las más de 100.000 personas desaparecidas, asesinadas, y arrojadas a las cunetas,  los pinares, al olvido, merecen respeto, merecen que  la cadena perpetua después de muertos se acabe, que se recojan sus huesos y se les de sus nombres, su dignidad.

Es muy triste escuchar como en estos días, algunos medios de comunicación, han utilizado la exhumación de Franco de forma sensacionalista, barriobajera, con risas, como un vodevil trasnochado, resultándome bochornoso, tan humillante, que no es muy digno en un estado de derecho.

Las víctimas de este criminal no se merecen que se dé tal trato a la noticia, como si fuera una comedia de Ozores.

La historia ha de tener memoria, y esta no la podemos tapar con un solo dedo. En las escuelas, institutos, universidades, prácticamente se esconde la historia de la guerra civil, y es esta la que debe contarse sin miedo y con normalidad, eso sí sería la verdadera reconciliación.

El  mes de octubre, será un mes para recordar, las 13 rosas , los presos de los campos de concentración españoles,  los desaparecidos en los campos, cunetas de este país, los exiliados, fusilados, paseados , las 6 mujeres de Nava del Rey (mi querido pueblo) que fueron mutiladas, violadas y asesinadas… todos y cada uno y una de los represaliados, empiezan a ver un camino de esperanza, un camino que les de justicia, memoria y reparación, España, su país se lo debe.

Tenemos una ley de la MEMORIA HISTÓRICA, que las instituciones, (gobiernos, nacionales autonómicos y municipales) deben de aplicar con normalidad y sin acritud, con partidas presupuestarias, para poder buscar y recoger todas las víctimas del dictador, para que por fin se acabe el miedo y el silencio.

1 thought on ““Desenterrado el olvido”, por Isabel Viña.”

  1. Isabel, tienes toda la razón. El verdugo ya no está en su mausoleo con sus victimas. Es lo que se debe de hacer en una democracia. Todavía quedan muchos dictadores en sus mausoleos, dictadores como Lenin y Stalin en Rusia,Mao Tse Tung en China, y Kim Jun-il en Corea del Norte, todos ellos dictadores comunistas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.