Decenas de muertos, entre ellos periodistas, en Kabul

Decenas de muertos, entre ellos periodistas, en Kabul

El atentado ha sido reivindicado por Estado Islámico.
Casi una treintena de muertos ha dejado el doble ataque perpetrado por Estado Islámico en la capital afgana. Najib Danish, portavoz del Ministerio del Interior de Afganistán, informó de una primera explosión a primera hora de la mañana cerca de la oficina de los servicios de Inteligencia del país, en Kabul, y Daun Amin, jefe de la policía de la capital, confirmó que lo había llevado a cabo un terrorista suicida con una motocicleta. Veinte minutos después se produjo una segunda explosión en el mismo lugar, causando numerosas víctimas, entre trabajadores sanitarios y periodistas que habían acudido a la zona. Al menos nueve de los muertos eran informadores.
Los medios del país y la Federación de periodistas de Afganistán han emitido un comunicado conjunto condenado el atentado: “Se trata de un crimen de guerra y un ataque organizado contra los medios afganos”. “A pesar del ataque y otras amenazas contra los periodistas, los medios afganos están comprometidos a seguir informando”, dice el comunicado, y lamentan que “este ataque en el corazón de Kabul y la ‘Zona Verde’ revela una grave falta de seguridad por parte del Gobierno”, y piden al Tribunal Penal Internacional y al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que investiguen lo sucedido, a la vez de reclamar al Ejecutivo que “ayude a las familias de las víctimas”. “El 30 de abril será recordado como el día más mortífero en la historia de los medios de Afganistán y la industria conmemorará este día en el futuro para honrar la memoria de los colegas caídos”.
En ese mismo sentido se ha manifestado Christophe Deloire, secretario general de Reporteros Sin Fronteras, RSF, que ha señalado que el atentado “supone la peor matanza de periodistas en Afganistán desde el inicio de la guerra en 2001”. “RSF sabes del compromiso del Gobierno de Afganistán con la protección de los periodistas. Es crucial que la 1:00 envié un mensaje firme a la comunidad internacional a través del nombramiento de un representante especial para la seguridad de los periodistas”, ha exigido.
Por su parte, Abdullah abdullah, primer ministro afgano, condenó el atentado afirmando que atacar a la prensa es “un ataque contra la democracia”. “Estoy muy triste por el ataque terrorista de hoy contra civiles y periodistas en Kabul. Un ataque contra los medios es un ataque contra la democracia y un intento de silenciar la voz de los que no tienen voz. Contemos los ataques terroristas de hoy y deseo una rápida recuperación para los heridos”. Desde la embajada estadounidense en la capital afgana se ha hecho llegar un mensaje de condolencia a las familias de las víctimas, condenando los “salvajes” atentados y subrayando que “allí donde los medios están en peligro, el resto de los derechos están bajo una grave amenaza. Estamos junto al pueblo y el Gobierno de Afganistán en su lucha contra el terrorismo y aplaudimos a las fuerzas de seguridad por sus continuos esfuerzos para garantizar la seguridad de Afganistán ante estos ataques cobardes”.
Mediante un comunicado en su cuenta en Twitter, la operación Apoyo Decidido de la OTAN ha condenado los “cobardes ataques en Kabul” y expresado sus condolencias a los familiares. “Estamos juntos nuestros socios afganos en la lucha para derrotar a los que amenacen a la población de este país, cuyas peticiones de paz están siendo ignoradas”, mientras que John Nicholson, comandante en jefe de la misión, subrayaba “que no haya errores, los enemigos de Afganistán no pueden ganar. Acciones como esta solo fortalecen nuestro firme compromiso con el pueblo de Afganistán”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.