Cuarenta años de economía española: el gran cambio

Cuarenta años de economía de España: el gran cambio

Nadie se equivoca al afirmar que la economía de España ha experimentado un vuelco total en los últimos 40 años de nuestra historia. Desde la restauración de la democracia vivimos la etapa de estabilidad política más larga.

Entramos en la UE, pertenecemos al euro y la economía de España es una de las más importantes del mundo en términos de riqueza económica. Todo ello queda reflejado en un informe del Círculo de Empresarios en el que se recoge en la evolución de la sociedad y la economía en nuestro país.

Así, en diferentes puntos, este informe hace un repaso al impresionante cambio experimentado.

Por un lado, en 2017 el número de habitantes residentes en España se elevaba a 46,6 millones, cuando en 1977 la cifra era de 36,2 millones. Uno de los aspectos que más llaman la atención es que hace 40 años había menos de 160.000 y en la actualidad hay 4,5 millones.

Asimismo, aumenta la esperanza de vida, que pasó de 74,13 años a 82,8 años. Se calcula que en 2040 será cercana a los 86 años, convirtiendo a España en el país con mayor esperanza de vida del mundo. A su vez, la mortalidad infantil se ha desplomado en estas últimas cuatro décadas, del 1,6% al 0,26%.

Sin embargo, no todos son datos positivos. Uno de ellos es que la tasa de fecundidad se ha desplomado. A finales de los años 70 la media era de 2,6 hijos por familia, mientras que en la actualidad es de 1,3.

Otro de esos datos no positivos es que la deuda pública se ha disparado, pasando del 13% del PIB hace 40 años a casi el 100%. Precisamente, la deuda era una de las variables de la economía de España que se tenía más controlada antes de la crisis sanitaria.

La economía de España se beneficia de los tipos de interés bajos

Por contra, los tipos de interés se han desplomado, pasando del 22% a situarse en terreno negativo (-0,14). También la inflación se ha controlado y reducido drásticamente del 26,3% en tasa anual al 1,5%.

Volviendo los datos positivos, la renta per cápita crece. Si hace cuatro décadas se situaba en unos 14.200 euros al cambio actual, hoy está en alrededor de 26.000 euros.

Otro aspecto que ha significado un importante avance de la economía de España es la incorporación masiva de la mujer al mundo laboral. La tasa de población activa femenina ha pasado del 28% al 53%. Es un dato relevante puesto que la población activa total era hace 40 años de trece millones de personas y hoy es de 22 millones.

Todo ello también se debe a la drástica reducción del analfabetismo. Cuatro décadas atrás el 30% de los mayores de 65 años era analfabeto y el 9% de los mayores de 16 años. En cambio, ahora es del 5,4% y del 1,75%, respectivamente. La tasa de universitarios se situó en el 28,2%, frente al 3,6% de los años 70.

Por otro lado, el gasto público se ha disparado por el aumento de la población y de la esperanza de vida. No sólo el gasto social, que ha pasado del 42% al 60%, sino también el gasto sanitario. Hace cuatro décadas este último era de unos 168 euros por persona y hoy es de unos 1.900 euros.

Asimismo, el gasto educativo pasó de alrededor de 95 euros por persona a los 1.232 euros actuales.

Cuatro veces más coches que hace cuatro décadas

Otro elemento que demuestra el crecimiento de la economía de España es que el parque móvil se ha cuadruplicado. En los años 70 había unos 8,27 millones de coches y hoy día hay más de 30 millones.

Además, a finales de esos años había unos 1.100 kilómetros de redes de autopistas y autovías frente a los más de 15.000 de la actualidad. No sólo hay que atender ese dato, sino que también ha merecido la pena la lucha contra la mortalidad en las carreteras. Se ha pasado de 4.500 fallecidos a menos de 1.200.

En pero la estrella de los indicadores es que año tras año se baten récords en turismo, pese a lo que el sector está sufriendo debido a la epidemia. España es el país más competitivo del mundo en términos de turismo, a la vez que el segundo que recibe más visitantes al año, después de Francia.

También somos el segundo destino turístico en el que los turistas se gastan más dinero, sólo superados por Estados Unidos. En 1977 visitaron nuestro país alrededor de 34 millones de turistas. En 2017 vinieron a España más de 75 millones.

Para ir terminando, señalar que hasta que llegó la crisis las exportaciones representaban el segundo sector de nuestro PIB y ahora es uno de los principales motores de crecimiento. Hace 40 años suponía apenas un 13% de la economía, frente al casi 33% de la actualidad.

Además, España se ha convertido en uno de los destinos preferidos de los inversores extranjeros. A finales de los años 70 la inversión extranjera rondaba el medio millón de euros y ahora supone cerca de 21.400 millones de euros.

Un último dato representativo es que en 1977 había en España 5,6 millones de líneas fijas y en 2017 había más de 20 millones. A ellas hay que sumar las 44,3 millones de líneas móviles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.