Crucifican a niños en Siria

Crucifican a niños en Siria

Un informe alerta de la “violencia profundamente perturbadora” en Siria.
Un informe de la ONU difundido ayer y del que se ha hecho eco Europa Press revela que númerosos niños han muerto apedreados, crucificados o sujetos a otras tácticas brutales en el conflicto de Siria. El documento denuncia que se han producido más de 12.500 violaciones graves contra niños con una “violencia profundamente perturbadora” en un clima de “impunidad generalizada”, provocando más de 7.000 víctimas entre menores que han muerto o sufrido mutilaciones desde 2013.

Las partes del conflicto en Siria, señala el informe, muestran un “desprecio flagrante por la vida y los derechos fundamentales de los niños” y reclama una solución política al conflicto para que se garanticen los derechos de los menores. Virginia Gamba, representante especial del Secretario General para los Niños y los Conflictos Armados asegura que “el informe describe la violencia profundamente perturbadora contra los niños, cometida en un clima de impunidad generalizada”.

Según los datos de Naciones Unidas, los combatientes de uno y otro bando han resultado a más de 3.000 niños en los últimos años. Asimismo, ha quedado constatado un total de 7.339 víctimas infantiles, entre los 3.891 niños muertos y los 3.448 mutilados.

La investigación ha abarcado casi tres años de conflicto, con especial incidencia por el auge de Estado islámico, el uso de agentes químicos tóxicos contra civiles, así como la complejidad y multiplicidad de los actores armados a ambos lados, bien por las alianzas o independientemente.

El informe revela que los niños han sido víctimas de bombas de barril o municiones de racimo, y que otros han muerto apedreados, crucificados o mediante otras tácticas brutales.

En cuanto a los 3.377 casos verificados de reclutamiento, la ONU llega a la conclusión de que una cuarta parte de estos eran menores de 15 años, y al punto de que el más pequeño tenía solo cuatro. Más del 80% de ellos combatieron para más de 90 facciones de grupos armados no estatales, incluido el Ejército Sirio Libre, grupos kurdos o el propio Gobierno sirio y otras milicias progubernamentales.

“Esto ha dado lugar a la privación de libertad de cerca de 300 niños. Mientras estaban detenidos por el Gobierno sirio o grupos armados, los niños denunciaron haber sido víctimas o testigos de torturas y otros malos tratos”, señala el documento.

Por otro lado, se han verificado 693 casos de niños secuestrados. También que 98 sufrieron violencia sexual, incluyendo el matrimonio forzoso. Además, se denuncia que los ataques a escuelas y hospitales, además de su uso militar, han limitado la disponibilidad de servicios médicos y educativos esenciales.

Además, la ONU denuncia que se ha convertido en una táctica cada vez más utilizada en el conflicto sirio el bloqueo a la ayuda humanitaria. La práctica más común era el asedio a comunidades enteras durante meses. Es el caso de más de 2.000 de las violaciones verificadas que se dieron en zonas bajo asedio.

“Llamo a todas las partes y a quienes pueden influir en ellas para que utilicen esta información, a menudo verificada con alto riesgo por nuestros colegas, en sus esfuerzos para aportar una solución política a este terrible conflicto”, afirma Gamba.

Gracias al diálogo con el Gobierno de Siria se ha puesto en marcha un plan de trabajo para frenar, prevenir y responder al reclutamiento de menores. “El diálogo es esencial y pido un mayor compromiso con todas las partes en el conflicto”, continúa la representante especial, “incluidos aquellos que ejercen influencia sobre ellos para mejorar la protección de todos los niños en Siria. La protección de los niños también debe incluirse en las futuras negociaciones de paz y los esfuerzos de estabilizacion”.

Gamba insiste en que “todos los niños en Siria merecen estar en el centro de todos los esfuerzos para poner fin a este terrible conflicto y regresar a la vida pacífica que merecen”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.