Crece el empleo en mayo

Crece el empleo en mayoCrece el empleo en mayo

De acuerdo con los datos divulgados por los ministerios de Trabajo y Seguridad Social, creció el empleo en mayo. Y lo hizo en una media de 97.462 afiliados más, totalizando 18,5 millones de afiliaciones. Este dato de crecimiento del empleo en mayo contrasta con el incremento del paro en 23.573 personas. En consecuencia, la cifra total de inscritos en las oficinas de empleo se acerca a los 3,75 millones.

Es importante destacar que los ERTEs durante la epidemia han evitado que se produjera un desplome en el mercado laboral semejante al de los últimos quince días de marzo. Prueba de ello es este crecimiento del empleo en mayo.

En cualquiera de los casos, los datos están afectados por estos ERTEs. De hecho, 400.000 afectados han regresado ya a sus puestos de trabajo. Con todo, sigue habiendo casi tres millones de personas en esta situación.

Es más. Tomando el último día del quinto mes de este año, el incremento en la afiliación a la Seguridad Social ha sido aún mayor. Casi 190.000 empleados más. Ya que el impacto del coronavirus empezó a notarse el 12 de marzo, este dato era el que se tomaba antes para comparar homogéneamente.

Esto distorsionaba las medias. En cambio, entre abril y mayo sí puede volverse a usar los datos medios. En cualquiera de los casos, entre el 12 de marzo y el 31 de mayo la Seguridad Social perdió, utilizando las cifras diarias, 760.082 afiliaciones.

Recuperación importante del empleo en mayo

Esto representa una recuperación importante del empleo en mayo. Mientras que a finales de abril la caída de la afiliación fue de 950.000 cotizantes, el incremento en el quinto mes del año representa una recuperación de un 2% de los puestos de trabajo.

Podría resultar contradictorio el incremento del paro con el del empleo. Esto podría explicarse por una cuestión puramente administrativa. Hablamos del cierre de las oficinas de empleo.

Los trabajadores afectados por los ERTEs o directamente despedidos no pudieron inscribirse como demandantes de empleo. No había una oficina a la que pudieran acudir y los teléfonos estaban saturados, al igual que las páginas web.

Dicho esto, hay que recordar que, decretado el estado de alarma, los plazos administrativos quedaron suspendidos para no perjudicar a los ciudadanos. De ahí que haya un desajuste mayor del habitual desde el momento en que se produjo la pérdida del empleo y la inscripción en la oficina pública.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.