“Corrupción política, prácticas mafiosas”, por Carmen Vicente.

Carmen Vicente.

La corrupción política es el mal uso público del poder para conseguir una ventaja ilegítima, y generalmente privada. Algunos tipos de corrupción político-administrativa son:

– Tráfico de influencias (utilizar la influencia personal en ámbitos de gobierno o conexiones con personas con autoridad, para obtener favores o tratamiento preferente; a menudo esto ocurre a cambio de un pago en dinero o especie).

– Sobornos o cohecho (consiste en que una autoridad o funcionario público, acepta o solicita una dádiva a cambio de realizar u omitir un acto).

– Malversación (acto en el que, uno o más individuos, se apropian indebidamente de valores o fondos).

– Prevaricación (una autoridad o servidor público, dicta una resolución arbitraria en un asunto, a sabiendas de que dicha resolución es injusta. Esta actuación es una manifestación de abuso de autoridad).

– Nepotismo (favoritismo que tienen algunos cargos públicos respecto a su familia, allegados o amigos, a la hora de realizar concesiones o contratar empleados estatales. En estos casos, el individuo que accede a un empleo público logra el objetivo por su cercanía y lealtad al gobernante en cuestión, y no por méritos propios).

Creo que andamos más que sobrados de tanta corruptela narrada día sí y día también en los medios de comunicación, y de líderes políticos tirándose públicamente la pelota a uno u otro tejado constantemente.

Pero, ¿El problema está solo en los altos cargos y políticos de la gran ciudad? Todos sabemos que no es así, y dudo mucho que no haya quien no conozca o sepa de algún caso en algún pueblo, villa o pequeña ciudad. El simple hecho de pedir votos a cambio de algo, ya es una forma de corromper la política. Sin embargo, hay gente dispuesta a dejarse sobornar, dándoles su voto o apoyo. Y desde mi punto de vista, es más culpable quien se deja corromper que quien propone la corruptela.

Quiero recordar las palabras del Papa Francisco que, hablando sobre la corrupción, lo hacía en estos términos: -“La corrupción encuentra siempre el modo de justificarse a sí misma, presentándose como una condición “normal”. Tiene una naturaleza contagiosa y parasitaria, porque no se nutre de las cosas buenas, sino de lo que quita y roba”. Y apuntillaba: “lo más importante es cambiar la conciencia civil”.

Esta última frase es, para mí, la más importante de todo su discurso. El pueblo no debería ver como algo normal, actitudes que generan división general por un interés individual. La gente debería pensar que, si un aspirante a un cargo, es capaz de comprar tu voto, ¿qué no será capaz de hacer si consigue ese cargo? ¿Acaso no te está demostrando a las claras sus ansias de poder?

Sin embargo, como dije anteriormente, hay quien ayuda a cerrar ese círculo pútrido, porque nosotros en última instancia, tenemos el poder de cerrar el círculo corrupto, o acabar con él. Por desgracia hay quien ampara esas actitudes corruptas e incluso mafiosas. Y me explico:

Para la mafia lo más importante es la familia (famiglia). Y no nos cabe pensar solo en familia como padres, hijos… Sino también el grupo de personas, que se crea alrededor de las prácticas delictivas del llamado Don o Capo, y que se benefician de las migas del pan que él se come. Esa es la famiglia.

En política solemos ver a menudo a cargos públicos dando otros cargos a dedo, por afinidad política, familiar o amistosa. La valía entonces queda apartada del desempeño o profesionalidad en dicho trabajo. Esto genera que normalmente, una ciudad esté manejada por dos o tres familias y sus “adosados”, y que poca gente lo vea en modo justo.

Entonces, ¿Hay políticos que actúan como capos? Por sus prácticas, formas y maneras de gobernar, sí. Hay políticos que incluso hacen saber este hecho. Pongo un ejemplo:

La exvicepresidenta y exportavoz de la Junta de Castilla y León, Rosa Valdeón, denunció el año pasado prácticas mafiosas tras la “obligada” dimisión de la señora Cifuentes. En un tuit publicó que “Aquí hay que elevar la mirada y ver cómo actúa el ‘Señor Lobo’, en este caso muy bien definido. Ni acuso, ni defiendo, simplemente no juzgo, pero denuncio las prácticas mafiosas en la actividad política. Es la muerte de la credibilidad”. Esta alusión a prácticas mafiosas, fue debido a la difusión de un vídeo en el cual se mostraba a Cifuentes, intentando robar unas cremas en un supermercado, obligándola después de esa difusión a dimitir.

En la película El Padrino, todos recordamos la escena en la que, un productor de cine, se despierta con la cama ensangrentada, y una cabeza de caballo a su lado. Era un “aviso” de Don Corleone.

Ahora recuerdo también otro “aviso” real, ocurrido en México, donde en la sede del PRI dejaron a modo intimidatorio una decena de coronas fúnebres. Digamos que esa cabeza de caballo, o esas coronas, serían un equivalente a ese “atente a las consecuencias” de muchos políticos que conocemos, cuando no se les baila el agua.

¿Y qué podemos hacer?

Decía Confucio: “Ver una injusticia y no hacer nada es no tener valor”. A lo mejor va siendo hora de empezar a valorarnos, y echarle el valor suficiente para que esta gente, que solo se ven a sí mismos, o cambien o se dediquen a otra cosa, porque para servir al pueblo, desde luego, no nos sirven.

1 thought on ““Corrupción política, prácticas mafiosas”, por Carmen Vicente.”

  1. Señora Viñas: estoy totalmente de acuerdo con usted, la corrupción a gran escala da muchos titulares y hace mucho ruido. Pero en los sitios pequeños pasa lo mismo solo que nos enteramos los 4 del pueblo. Un pueblo precioso de Navarra, con unos bosques maravillosos de árboles centenarios, de algunas especies que escasean, donde hay instaladas 2 preciosas casas rurales, donde las familias van con los niños y todo es tranquilidad y paz. Un buen día dice el alcalde que van a abrir una cantera a 1,5 km del pueblo y los concejales y la secretaria se quedan con la boca abierta, primera noticia. Le dicen que no saben nada y que eso no se ha tratado en ningún pleno, el alcalde insiste en que sí, pero la secretaria dedica una tarde a leer todas las actas de las fechas referidas y no encuentra ninguna reseña al respecto. Los dueños de las casas rurales acompañados por la secretaria visitan al alcalde que ya ha dado el permiso para el paso de camiones por el centro del pueblo, y le dicen que en ningún acta hay constancia de eso. Que el piensa que lo ha contado y ya no hay marcha atrás. No sabemos lo que cobró el alcalde por su hazaña. La cantera llega hasta el pueblo de al lado y como son pueblos pequeños que todo se sabe, el beneficio del alcalde de al lado, no recuerdo exactamente, pero era una cantidad ridícula de dinero y 10 puestos de trabajo fijo en la cantera, que serían para su familia o amigos por aquello del nepotismo. Estas familias que tienen las casas rurales como medio de vida empiezan a moverse, contratan un abogado, se ponen en contacto con los verdes por la protección de la flora y la fauna de los bosques, la gente del pueblo se divide que si tienen razón, que no la tienen, creando problemas de convivencia. Después de muchas vueltas al Consejo de Navarra, al alcalde de Pamplona, a la Diputación de Navarra y pagarle mucho dinero al abogado, han conseguido paralizar las obras de manera temporal, mientras los de la mina con más dinero y más conocidos siguen machacando el clavo y de momento no puedo contarle el final. Pero camiones todo el día yendo y viniendo por donde están las casas rurales, levantando polvo, haciendo ruido, siendo un peligro para los niños, las exploxiones de los barreneros para romper la roca y la destrucción del clima y la fauna, además de arruinar el negocio de dos familias que viven de sus casas rurales, con los permisos en regla y pagando sus impuestos, usted me dirá que plan es. Además una de las casas quedó 1ª en un concurso sobre las 10 mejores casas rurales de la zona y en un concurso que se realizó en Madrid con casas rurales de toda España quedó la segunda, después de una casa rural de Santander, donde le dieron su diploma acreditativo del concurso de ese año patrocinado por las casas rurales de España. ¿se le ocurre que podemos hacer? ¿con quien hablar? ¿seguir pagandole dinero al abogado hasta Dios sabe cuando? Prevaricación y algunas cosas más explicaba usted al principio, esto en un pueblo de Navarra en Etxarri- Aranaz que si llegan a gobernar una gran ciudad,o una comunidad autonóma, no quiero pensar hasta donde tendrían estos dos pájaros llenos de dinero los bolsillos. Aprovecho para decir que si alguien sabe que hacer en una situación como esta, se pusiera en contacto con Diario Progresista para que supieramos que más se puede hacer. Gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.