Correa y Urdangarin hacen un curso contra la corrupción en la cárcel

Correa y Urdangarin hacen un curso contra la corrupción en la cárcel

El Ministerio de Interior ha puesto en marcha en las cárceles un curso contra la corrupción para internos condenados por este delito. En el total de 68 reclusos que se han apuntado a él figuran Francisco Correa e Iñaki Urdangarin, revela El Confidencial Digital.

Este curso contra la corrupción se presentó en noviembre de 2020 como uno de los principales proyectos de Interior. Pretende contribuir a la reinserción de los internos condenados por este delito.

Forma parte del primer Programa de Intervención de Delitos Económicos (PIDECO) a nivel mundial. Tiene como objetivo reeducar a la población reclusa con condenas contra el patrimonio, la hacienda pública y la seguridad social.

Asimismo por delitos contra los derechos de los trabajadores, contra los ciudadanos extranjeros o contra la ordenación del territorio y el urbanismo.

Sin embargo, no ha sido hasta este primer trimestre cuando ha visto la luz. Tiene una duración de 10 a 11 meses y ya se imparte en nueve centros penitenciarios.

En concreto, por ejemplo, en Álava, Bilbao, Málaga, Las Palmas, Tenerife y Valladolid. También en Córdoba, donde arrancó esta semana. En total, el plan del Ministerio consiste en llegar a 31 prisiones y 9 centros de inserción social.

Un grupo de psicólogos de Instituciones Penitenciarias se han encargado de elaborar estos cursos y otros, más de 21, sobre todo tipo de delitos. En cambio, urgía este curso contra la corrupción después de Interior advirtiera un significativo aumento de la delincuencia económica.

Hacer este curso contra la corrupción fue condición para flexibilizar la condena de Urdangarin

El acceso al curso sólo puede ser voluntario. Sin embargo, en el caso de Urdangarin fue una de las condiciones para obtener un régimen flexible en el cumplimiento de su condena.

Cabe recordar que la suya es firme y deberá permanecer en prisión un total de cinco años y diez meses. El marido de la hermana del Rey fue, por tanto, uno de los primeros en comenzar el curso.

En el caso de Correa, condenado en firme a 51 años de cárcel, se aceptó su petición después de que enviara una carta de arrepentimiento al Juez de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional.

Además, en los últimos meses se han rechazado tres peticiones de permisos de salida solicitados por el cabecilla de la Gürtel. Precisamente, este tipo de actividades ‘puntúan’ favorablemente para flexibilizar las condenas.

Por otro lado, uno de los grandes ausentes de este curso es Luis Bárcenas, que en esta semana salió de Soto del Real por primera vez desde 2018. No obstante, fuentes cercanas al ex tesorero del PP afirman que tiene intención de cursarlo.

Unos 2.044 presos están condenados por este tipo de delitos, 5,6% de la población reclusa. Por tanto, el número de voluntarios por ahora es muy bajo, pero las autoridades penitenciarias confían en que aumente a medida que se vaya implantando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.