El PP mostrará en una convención nacional a los dirigentes de C’s ‘comprados’ en los últimos meses

El PP mostrará en una convención nacional a los dirigentes de C’s ‘comprados’ en los últimos meses

Después de absorber a la mayoría de los dirigentes y votos de C’s, el PP se prepara para asaltar el espacio de Vox, para lo cual Pablo Casado reforzará su posición en un convención nacional.

Se espaldarazo vendrá avalado por la contundente victoria de Isabel Díaz Ayuso en la Comunidad de Madrid. Y eso es lo que esgrimirá la dirección popular en una convención para consolidar su estrategia cara a seguir hostigando al ‘sanchismo’.

De hecho, consideran que el modelo de la presidente madrileña es extrapolable, aunque tal vez con otras formas. Sostienen que se ha materializado un malestar general con el Gobierno y ahora se trata de transformar el ‘efecto Ayuso’ en el ‘efecto Casado’.

Así, con la convicción de que oponerse en todo al Ejecutivo de Pedro Sánchez es el punto fuerte de esa estrategia que funcionó en Madrid. Con todo, el PP seguirá mirando de reojo a la formación de Santiago Abascal y estará allí donde Vox esté para oponerse al Gobierno central.

Saben que su fortaleza reside en una firme oposición, pero también en no dejarse arrastrar por los postulados de la ultraderecha. No obstante, ahora no se plantean el debate de centro o derecha porque, insisten, Madrid demostró su capacidad de golpear al ‘sanchismo’.

Una convención para sellar su estrategia

En el horizonte, tres aspectos a considerar. De un lado, la renovación de los órganos constitucionales. El Ejecutivo ha tenido que dar marcha atrás en su intento de modificar las mayorías para elegir, por ejemplo, a los miembros del CGPJ.

Se mantendrán firmes en oponerse a que el acuerdo está cerrado, aunque se sienten de nuevo a negociar desde una posición de máximos. Dudan que haya avances a corto plazo a la vez que sostienen que no se avanzará si el Gobierno no acepta todas sus exigencias.

Otro asunto es la llegada de los fondos europeos e ir sembrando la incertidumbre de si se repartirán con criterio. La economía va a resistir y su único modo de combatirlo es sembrar dudas sobre la limpieza del reparto.

Son conscientes de que no pueden hacer oposición a algo que repercuta positivamente para el ciudadano. En lo que pondrán el foco es en si realmente los fondos sirven para crear empleo y que sus efectos se noten en la calle.

Asimismo, harán oposición a cualquiera de las reformas que se exigen desde la Comisión Europea por mucho que la hoja de ruta venga marcada por Bruselas.

Por tanto, y en definitiva, oponerse de un modo u otro a todo lo que haga el Gobierno. Si lo está haciendo de forma que sea positivo, que se podría hacer mejor, a la vez que sembrar todo tipo de dudas, especialmente, la limpieza de los procesos. Entretanto, seguir mirando de reojo a Vox.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.