Las contradicciones de Álvaro de Orleans

Las contradicciones de Álvaro de Orleans

Álvaro de Orleans, primo lejano del rey Juan Carlos, habría pagado, a través de la fundación Zagatka, vuelos al emérito por valor de entre 7,251 y 7,471 millones de euros, según el Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha).

En ambos casos, la cifra a regularizar por Don Juan Carlos sería la abonó de cuatro millones de euros para regularizar su situación fiscal. A ese respecto, Gestha abre esa horquilla en función de si el cálculo se hace entre 2016, 2017 y 2018 o si es por el saldo de las cuentas en IRPF de 2016, que no ha prescrito.

En cambio, el Sindicato cuestiona los hechos regularizados porque, dice, hay contradicciones. En el apartado sexto de la Solicitud de asistencia de la comisión rogatoria que envió el 16 de agosto de 2019 el fiscal de Ginebra señala que, según la versión de Álvaro de Orleans, Zagatka pagó alrededor de tres millones de euros en gastos de viaje al rey Juan Carlos y Corinna Larsen.

De acuerdo con este señalamiento, el primo del emérito habría reclamado el reembolso de los gastos de estos viajes. De ahí que el 4 de enero de 2011 se transfirieron a Zagatka, a través de Dante Canónica, 2.867.722 euros. Serían los correspondientes a Larsen.

Por su lado, José María Mollinero, secretario general de Gestha, apunta a Europa Press que la Agencia Tributaria ha venido “arrastrando los pies” al no abrir una investigación fiscal a Juan Carlos I. Ello pese a contar con los indicios con los que contaba.

Cita expresamente el comunicado de Zarzuela en marzo de 2020, reconociendo que el Rey fue beneficiario de las fundaciones Lucum y Zagatka. Dichas fundaciones están radicadas en Panamá y Liechtenstein, respectivamente.

Si hubiera sido otro contribuyente, apunta Mollinero, Hacienda habría abierto una investigación. Sin embargo, en este caso hay “escudos fiscales” ya que no se ha hecho pese a que, considera, hay indicios sólidos desde 2018.

El secretario general de Gestha trae a colación que la Fiscalía Anticorrupción pidió al juez Egea que solicitara a la ONIF información. En concreto, si el rey emérito tenía cuentas en el extranjero.

En cambio, la Oficina Nacional de Investigación del Fraude “despachó el asunto en 24 horas”, asegurando que no constaba en sus bases de datos.

Sin embargo, a juicio de Mollinero, la presentación de sucesivas complementarias del rey Juan Carlos demuestra que sí tenía intereses en el extranjero.

Así, pide que la Agencia Tributaria constate si las regularizaciones hechas por el emérito son “completas y veraces”. Además, si hacen referencia a hechos que la Fiscalía del Supremo no le ha notificado que esté investigándolos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.