Construyen mini-cerebros y se los implantan a robots

Construyen mini-cerebros y se los implantan a robots

La implantación en robots de mini-cerebros es uno de los múltiples experimentos que se realizan en la Estación Espacial Internacional (ISS). Sus condiciones ambientales han demostrado que el trabajo con grupos de células nerviosas se desarrolla de una forma que no se creía posible.

Nos lo ilustra Quo, que habla acerca de lo que el equipo encabezado por el biólogo Alysson Muotri, de la Universidad de California en San Diego, está llevando a cabo en la ISS, cultivando organoides partiendo de células madre en laboratorio. Se colocaron en una caja y fueron enviados al espacio.

“Se están reproduciendo a un ritmo acelerado”, ha señalado Muotri. Los últimos datos indican que los organoides emiten ondas cerebrales, unos patrones complejos de actividad neuronal muy parecidos a los de bebés prematuros.

Se trata de un hecho extraño que obligaría a los investigadores a hacer una revisión de las limitaciones de los mini-órganos cultivados en laboratorio y las cuestiones éticas que suponen.

Con el fin de leer la actividad neuronal, el científico conectó los mini-cerebros a robots. Con lo descubierto se podría demostrar que se está más cerca de crear vida parcialmente consciente en laboratorio, algo hasta ahora más propio de la ciencia ficción.

La complejidad del cerebro humano es enorme. Todavía no se entienden muchos aspectos de su funcionamiento. Por eso resulta tan importante este hallazgo, porque los mini-cerebros son conjuntos de neuronas comparativamente simples que imitan características de los cerebros complejos, pero que apenas profundizan en sus capacidades.

Muotri ha publicado sus descubrimientos en Cell, deslizando que los mini-cerebros serían todavía más complejos de lo que se suponía hasta ahora.

El hecho es que, si las ondas cerebrales vienen a demostrar que los organoides pueden ser conscientes, se plantea un enorme problema ético. Si se continúan con los experimentos, supondría crear y destruir vida humana consciente de sí misma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.