Las consecuencias económicas de las sanciones contra Rusia

Las consecuencias económicas de las sanciones contra Rusia

Empiezan a materializarse las consecuencias económicas de las sanciones contra Rusia en respuesta a la invasión rusa de Ucrania. Tanto las estadounidenses como las de la Unión Europea y otros países.

Unas sanciones que se iban a aplicar gradualmente, pero que finalmente se están implementando con mayor rapidez. Algunas de ellas tocan directamente a Vladimir Putin, culpable de esta situación.

Entre las primeras consecuencias económicas se encuentra el desplome del rublo. Este lunes ha caído un 27% en su cotización frente al dólar y el euro.

La divisa rusa ha empezado un descenso pronunciado desde primera hora de la mañana respecto al dólar, que ha llegado a cambiarse por hasta 117,8170 rublos.

Se trata de su mayor caída desde que hay registros. Se veía venir porque desde que comenzó la invasión de Ucrania había llegado a cambiar, como máximo, por 86 rublos por dólar.

Por su lado, el cruce respecto al euro ha evolucionado de forma parecida. Ha llegado a cambiarse por 132,8843 rublos, cuando en los últimos días el cambio era de entre 90 y 93 rublos por cada euro.

No obstante, el Banco Central de Rusia advirtió de que tiene capacidad para mantener la estabilidad financiera del país. Ello, a pesar de la congelación de sus activos internacionales, otra de las medidas sancionadoras.

Dichas sanciones comprenden, asimismo, la prevista exclusión de algunos bancos rusos del mecanismo financiero SWIFT. Así, se bloquea buena parte de los en torno a 600.000 millones de euros en oro y divisas con que cuenta la autoridad monetaria rusa.

Sin embargo, otra de las consecuencias es que este lunes la Bolsa de Moscú ni siquiera ha abierto.

Otra de las consecuencias económicas es el aumento de la inflación

Por otra parte, el Banco Central de Rusia ha decidido sube los tipos de interés del 9,5% al 20% en un intento de frenar la escalada de la inflación causada por las sanciones.

En un comunicado, la autoridad monetaria rusa ha señalado que “las condiciones externas para la economía rusa han cambiado drásticamente”.

“El aumento de los tipos permitirá un aumentó en las tasas de depósito hacia los niveles necesarios para compensar el aumento de la depreciación y los riesgos inflacionarios”, apunta.

El Banco Central de Rusia entiende que es una medida necesaria para “proteger los ahorros de los ciudadanos”. Asimismo, para garantizar la estabilidad financiera y de precios.

Además, advierte de que “se adoptarán más decisiones de tipos teniendo en cuenta los riesgos que entrañan las condiciones externas y domésticas”.

También, según “la reacción de los mercados financieros, así como los movimientos de inflación reales y esperados respecto a la evolución económica”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.