Cómo están confinando a la población otros países de Europa

Confinamientos: cómo son en otras ciudades de Europa

La dramática situación que vive la Comunidad de Madrid con respecto a la pandemia de coronavirus, cuyos datos han provocado confinamientos de nueve ciudades, hace pensar, a algunos, que su situación es especial, con respecto a otras ciudades del mundo.

Aunque los datos demuestran que Madrid encabeza el número de casos en Europa, hay otras ciudades importantes europeas con tantos contagios o más. Y también sufren cierres y confinamientos.

Y es que, estos datos son proporcionales a la población en número de habitantes. Es decir en relación, bien a los datos de habitantes de la propia Comunidad de Madrid, o bien relativos a los habitantes de España.

Fuera de nuestras fronteras, mientras algunos países consideran levantar algunas de las restricciones para afrontar la pandemia, varios de los que las habían relajado se han visto obligados a ordenar nuevas medidas para contener la segunda ola de contagios.

Se trata de países como Reino Unido, Francia o Alemania. Tal es así que el periódico The Times publica que Boris Johnson, primer ministro británico, baraja un confinamiento total en buena parte del norte de Inglaterra y en Londres. Además, ordenaría el cierre durante dos semanas de pubs, restaurantes y bares.

Hoy mismo, Matt Hancock, ministro de Sanidad de Reino Unido, ha anunciado nuevas restricciones en tres ciudades del país. Esto es, en Liverpool, Warrington y Middlesbroug.

Las restricciones cambian en cada capital por toda Europa. Un ejemplo es el uso de mascarilla. Su uso al aire libre en Londres, Bruselas, París o Roma es opcional. Sólo en sitios cerrados y transporte público es obligatorio.

En cuanto al ocio nocturno y los restaurantes, en París y Londres cierran a las diez de la noche. Bruselas da una hora más de margen. En el caso de Ámsterdam, en cambio, amplía el horario hasta la una de la madrugada.

Varios dirigentes valoran aplicar otra vez confinamientos, aunque sean parciales

Circulan imágenes, en las últimas semanas, de fiestas en Reino Unido sin respetar ninguna medida de seguridad. Esto ha provocado que el Gobierno vuelva a prohibir las reuniones de más de seis personas, mientras que en Ámsterdam, el máximo es de 50 personas.

En Italia, dónde aún están en estado de alarma, aunque muy laxo, hace tiempo que no tienen límite.

La situación en toda Europa es caótica. Unos intentan mantener sus ingresos y sus puestos de trabajo, como bares, cafeterías, discotecas, o el ocio nocturno. Mientras, los gobiernos luchan por mantener a raya los servicios sanitarios para evitar el colapso y salvar en buena medida la salud de la población.

Los dirigentes de los principales países europeos ya han avisado de que, si estas medidas no se respetan, vendrán restricciones más severas, confinamientos incluidos.

El comportamiento humano hace bueno aquel viejo refrán: “El hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra”. Veremos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.