Condena a 130 años de cárcel para el profesor que abusó de niños

Condena a 130 años de cárcel para el profesor que abusó de niños

El Ministerio Fiscal pedía inicialmente 155 años de prisión por delitos sexuales para este profesor de un centro religioso.
Pedro Antonio Ramos Lominchar, antiguo docente del colegio La Salle Maravillas de Madrid, conocido como el Hermano Pedro, asume una condena de 130 años de prisión ya que ha reconocido durante la celebración del juicio que abusó de los menores entre 2013 y 2016, además de pedir perdón a las familias, informan fuentes fiscales.

El profesor, que durante los años en que se cometieron los hechos era coordinador de Educación Infantil y Primaria de ese centro religioso, hacía frente a una petición por parte del Ministerio Fiscal de 155 años de prisión por catorce delitos de abuso sexual, cuatro delitos de abusos sexuales a mayores, siete delitos de pornografía infantil y otros tres en modalidad de continuados.

El juicio celebrado en la Audiencia Nacional a puerta cerrada ha finalizado con un acuerdo de conformidad ratificado por las partes. Únicamente se ha permitido acceder a la prensa durante unos minutos para tomar imágenes, momento en que el docente juzgado ha cubierto su cabeza con una capucha. Al finalizar, ha sido llevado hasta los calabozos de estas dependencias judiciales engrilletado.

Fuentes de la Fiscalía han señalado que la condena ha bajado de 155 años de prisión, que se le pedían al principio, a 130 años debido a que se le han aplicado varios atenuantes por haber pagado la indemnización y, también, porque dos de los perjudicados mayores de edad retiraron la acusación. Concretamente, se han retirado dos delitos de abusos sexuales a mayores de edad.

Durante el juicio, el profesor acusado ha querido pedir perdón a las familias tras reconocer todos los hechos de los que ha sido acusado. De los 130 años de prisión a los que ha sido sentenciado, 17 de ellos completarán el cumplimiento efectivo.

Se ha establecido también que, una vez haya finalizado su ingreso en el centro penitenciario, se pondrá en marcha el protocolo de libertad vigilada del reo, el cual estará obligado a asistir a cursos de educación sexual bajo la supervisión y el control de la autoridad judicial competente.

Además, se han dispuesto órdenes de alejamiento de cada una de sus víctimas cuando haya finalizado el tiempo en prisión, tal como se recoge en el artículo 57 del Código Penal.

De este modo, el ex docente no podrá estar a menos de 500 metros de cada una de sus víctimas ni de sus domicilios ni de sus centros educativos, ni, por supuesto, entrar en comunicación con ellos por ningún medio.

El fiscal ha explicado que los hechos tuvieron lugar entre el 7 de julio de 2013 y el 28 de agosto de 2016, fechas en las que el acusado elaboró pornografía infantil con las imágenes tomadas.

Según la Fiscalía, a partir del verano de 2013 se iniciaron los abusos sexuales en un campamento de verano en la localidad de Collado Mediano y continuaron con otra actividad del centro religioso que se celebró en Valdemorillo. Constan otros casos en salidas que organizaba el colegio en Granada y Valencia.

Sigue relatando el Ministerio Fiscal que el exprofesor realizó tocamientos en los genitales de sus alumnos mientras dormían en sus dormitorios y les fotografiaba con su teléfono móvil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.