Cómo hacer que se cumplan tus propósitos para el 2019

Cómo hacer que se cumplan tus propósitos para el 2019

Ir al gimnasio, dejar de fumar, perder algunos kilitos… Son las principales intenciones para el nuevo año.
Año tras año, llegada esta fecha, hacemos la lista de los buenos propósitos cara al año que entra. Destacan, empezar a ir al gimnasio o ir más, perder algunos kilos que llevamos queriendo quitarnos de encima desde hace meses, dejar de fumar, ser más pacientes, pasar más tiempo con la familia o calmar nuestra ansiedad y estrés en el trabajo. Mujerhoy.com propone tres ideas para acometerlos con éxito.

María Fernández, coach personal y autora de El pequeño libro que hará grande tu vida, nos recomienda lo siguiente:
Como primera medida, focalizarse en un solo propósito. Pretender cumplir demasiados objetivos es en sí misma una meta casi inalcanzable. Por ello, hay que concentrarse en uno de ellos como foco principal que nos hará cambiar y dar sentido a nuestra vida.

Si pretender adelgazar diez kilos se convierte en una tarea agotadora que hace cambiar hábitos de alimentación, para estar más sano o potenciar la autoconfianza, en este caso, estar en forma es el objetivo que en realidad mejorará radicalmente otras áreas de tu vida. A fin de cuentas se trata de cumplir un propósito que realmente nos haga felices, concentrando toda la energía, tiempo y dinero en ese único punto y, por tanto, se multiplicarán las posibilidades de éxito.

Un segundo consejo es convertir tú propósito principal en casi una obsesión. La coach personal recomienda que la cabeza esté monopolizada por ese único objetivo de forma que se disparen las posibilidades de éxito, puesto que, inconscientemente, uno predispone su cerebro para encontrar información, situaciones o personas que acerquen a aquello que se está tratando de conseguir.

Los libros que se lean tendrán que tener que ver con ese campo, la atención selectiva deberá dirigirse a determinar las noticias y los hábitos diarios deberán estar encaminados al objetivo. Incluso, el entorno social en el que te mueves deberá está relacionado con él o a encontrar el camino que lleve hasta él. Si ir al gimnasio aburre, hay que probar deportes colectivos, por ejemplo.

Por último, motivación y compromiso. El compromiso no te permitirá abandonar, a pesar de las dificultades y las desilusiones. No te puedes permitir abandonar el objetivo bajo ningún concepto. El compromiso atrae la disciplina y la fuerza de voluntad por sí solas. El primer paso ha sido motivarse. El segundo, comprometerse. Para ello, encontrar siempre motivaciones que mantengan viva la llama del compromiso y, luego, buscar aquello que se necesita para cumplir con ese compromiso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.