¿Cómo está realmente Trump?

¿Cómo está Trump?

Muchas son las contradicciones sobre la salud de Donald Trump, presidente de la Unión. Para unos está en extrema gravedad, al borde de la muerte, para otros volverá a la campaña en pocos días.

Lo cierto es que el alcance del contagio de Trump con coronavirus sigue siendo una incógnita, a pesar del vídeo publicado en Twitter. En él aparece con aparente buen aspecto, asegurando que se encuentra “mucho mejor”. Salía al paso de lo declarado por fuentes de la Casa Blanca que afirmaban que la salud del presidente era “muy preocupante”.

Asimismo, Trump aseveró que “volverá pronto” para finalizar la campaña. Además, calificó como “milagrosos” los tratamientos recibidos. Con todo, admitía que será clave “el próximo par de días”.

Igualmente, agradecía en el vídeo los buenos deseos de los líderes internacionales, miembros del Partido Republicano y del Demócrata.

Por su lado, Sean Conley, el médico del presidente, había informado que “evolucionaba favorablemente”, precisando que se le está administrando un tratamiento multidisciplinar. “Todas las funciones de sus órganos son correctas y no tiene problemas en respirar. Está excepcionalmente animado”, señaló.

Además, explicó que “lleva 24 horas sin fiebre. Mantenemos un cauto optimismo. Y satura a un 96 por ciento”. Con todo, Conley evitó dar una fecha concreta de la total recuperación de Trump.

Entre los síntomas referidos, “tuvo tos y fiebre, pero nunca ha tenido dificultades para respirar”, añadió el médico. En cambio, distintas informaciones en medios estadounidenses indicaban lo contrario.

No obstante, sigue habiendo datos contradictorios. En la rueda de prensa, se dijo que habían pasado 72 horas desde el diagnóstico. Esto supone que el positivo se produjo el miércoles y no el viernes. El jueves viajó a Minnesota para un acto de campaña de recaudación de fondos en un mitin al aire libre y sin mascarillas.

Trump se ha sometido a un tratamiento experimental con anticuerpos

Asimismo, Brian Garibaldi, un miembro del equipo médico que atiende al presidente, detalló que Trump se ha sometido a un tratamiento experimental de anticuerpos –Regeneron—“hace unas 48 horas”. Esto sitúa el inicio de la terapia el jueves, justo antes de participar en otro acto en Nueva Jersey.

Más tarde, Conley emitió un comunicado en el que matizaba que al hablar de 72 horas, se refería al “día tres” y cuando se habla de 48 horas, es el “día dos” desde el diagnóstico.

Añade que “el presidente fue diagnosticado con COVID-19 en la tarde del jueves 1 de octubre y se le suministró el cóctel de anticuerpos de Regeron el viernes, 2 de octubre”. El hecho de que hablara del Regeneron como Regeron pone en duda su aclaración.

Además, referirse al tratamiento como “anticuerpos policlonales” es erróneo, tal y como ha apuntado una portavoz de Regeneron, puesto que se trata de “dos anticuerpos monoclonales”, detalló la portavoz. Más sospechoso es que no aparece firma en el comunicado de Conley.

Con todo y con eso, una fuente del grupo de prensa de la Casa Blanca explicó que “los signos vitales de las últimas 24 horas han sido muy preocupantes y las próximas 48 horas serán críticas para su estado. Aún no estamos en el camino para una recuperación plena”.

Entretanto, Mike Pence, vicepresidente estadounidense, está sustituyendo a Trump en los actos de campaña. Si llegara el caso de que el presidente quedara incapacitado para gobernar, se invocaría la vigesimoquinta enmienda de la Constitución de Estados Unidos, y Pence ocuparía la Presidencia temporalmente.

Si el vicepresidente también cayera, sería Nancy Pelosi (demócrata), la presidente de la Cámara de Representantes, quien asumiera el cargo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.