“Cómo acabar con el capitalismo en seis días”, por César García Cimadevilla.

César García Cimadevilla caricaturizado.

Se preguntarán ustedes a qué viene sacar a la luz este manifiesto de la Mente-enmascarada.com en estos momentos, habiendo temas mucho más actuales, como la exhumación del dictador Franco o el independentismo en general o el catalán en particular. Pues bien se debe a mi proverbial prudencia, no miedo, ojo. Como nadie se va a tomar en serio este manifiesto, me puedo permitir el lujo de rescatarlo del almacén de manifiestos. Antes que nada debo decirles que sé muy bien a qué mano o autoría pertenece. A pesar de sus máscaras, a mí no me pueden engañar. Se trata de mis personajes humorísticos el Sr. Buenavista, economista y del profesor John Cabezaprivilegiada. Por eso juro y perjuro que este manifiesto no es de mi autoría, tan solo, como siempre, he podado, matizado y sobre todo he introducido una pizca de humor, como una inyección en nalga, de forma subrepticia, cuando mis personajes estaban descuidados. Aunque les parezca surrealista, mis personajes humorísticos carecen de sentido del humor, todo lo dicen en serio y muy en serio, por lo que aquí me ven intentando poner un poco de cordura, o “sease”, sentido del humor en este ladrillo incomible. Los humoristas somos los únicos habitantes de este planeta capaces de acabar con todo, de traer el apocalipsis en carroza de carnaval. Ustedes pensarán que en realidad yo quiero “realmente” acabar con el capitalismo, con mi economía e incluso con mi vida. Todo podría ser, en efecto, según se mire y desde dónde. Debo advertir que no soy “antisistema”, bueno un poquito, casi nada. Y también debo advertir a los antisistemas que no se les ocurra utilizar este manifiesto para terminar con esta sociedad de nuestros pecados, porque muy bien podría ocurrir que terminaran con ellos mismos, todo podría ser, que yo no me fío ni un pelo de mis personajes y menos de mis personajes humorísticos. Algunos piensan que los personajes no existen, no tienen vida propia, son los autores los que los manejan como a marionetas. ¡Ojalata fuera así! Por desgracia mis personajes tienen vida propia, hacen lo que quieren cuando quieren y convierten mi vida en un infierno, aunque a veces me hacen reír, sin pretenderlo, claro.

Ustedes-vosotros estarán intrigados en el por qué de seis días y no otra cifra similar o abultada. Parece un chiste pero creo que se debe a que al séptimo hay que descansar. No imagino a mis personajes haciendo un chiste, pero como todo es contagioso, hasta la gripe, bien pudiera darse el caso de que se hubieran contagiado de mi humor cascarrabias. Me he quedado pasmado, con la boca abierta y voy a investigarlo antes de poner en marcha esta rueda y que vaya donde quiera.

En cuanto a mi gatito Zapi debo decir que cada día es más burgués, el vicio corre que vuela mientras la virtud camina como yo con ciática y sin bastón. No soporta otros gatos en su territorio que es el mío y hoy he tenido que darle una voz. O les tratas como hermanos, con libertad, igualdad y fraternidad o acabo con el capitalismo y el que más va a sufrir eres tú, que yo soy un viejo achacoso, anarquista, ciático y encorvado con bastón. Tú verás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.