La Comisión Europea plantea un gravamen a las energéticas

La Comisión Europea plantea un gravamen a las energéticas

Este miércoles, la Comisión Europea propuso un impuesto a los beneficios extraordinarios de las energéticas que utilicen combustibles fósiles para generar electricidad.

Estas compañías están obteniendo ganancias extraordinarias debido a los elevados precios del gas y el actual sistema del mercado eléctrico europeo.

Una medida muy parecida a la que plantearon PSOE y Unidas Podemos y cuya tramitación se aprobó este martes en el Congreso de los Diputados.

El Ejecutivo comunitario respondía, así, a la petición de los ministros de Energía de los Veintisiete para que se intervenga el precio del gas.

Asimismo, Bruselas propone que se limiten los ingresos de las compañías eléctricas. Se haría imponiendo un tope al precio del megavatio hora de entre 180 y 200 euros.

Su aplicación sería sólo a la electricidad que se genere con fuentes renovables, nuclear o lignito.

A su vez, el Ejecutivo comunitario propone un gravamen del 33% como “contribución de solidaridad” por parte de las energéticas.

Una vez que Ursula von der Leyen anunció las medidas se abrió un periodo de negociación que durará varias semanas.

La Comisión Europea quiere un acuerdo el 30 de setiembre

No obstante, la intención de Bruselas es que se llegue a un acuerdo en la reunión extraordinaria de ministros de Energía del 30 de setiembre.

En ese encuentro, los Veintisiete debatirán acerca de las medidas energéticas de emergencia que ha presentado el Ejecutivo comunitario.

Antes de ese anuncio en Estrasburgo, el Colegio de Comisarios discutió este martes la batería de medidas para afrontar los altos precios de la energía.

Previamente, los ministros de Energía se reunieron el viernes para pactar soluciones que frenen la crisis energética.

Se obtuvo un amplio consenso en cuanto a fijar objetivos de ahorro de electricidad, otra de las propuestas que se presentaron este miércoles.

En cambio, se percibieron divisiones en la proposición de fijar un límite al precio del gas. Italia y Bélgica, por ejemplo, no estaban de acuerdo en que esta medida se aplicará sólo a las importaciones de gas ruso.

Su planteamiento es que dichos topes afecten también a las importaciones de gas procedente de Argelia o Noruega.

La Comisión Europea evalúa cómo limitar el precio del gas

Por otro lado, la Comisión Europea propuso para legislar que los países del bloque comunitario reduzcan el consumo medio de electricidad un 10%.

Además, que como mínimo un 5% de esa reducción se produzca en horas punta. De este modo, se intenta rebajar la demanda energética y evitar mayor tensión en un mercado al que afectan los corte de suministro de gas ruso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.