Comienza el juicio en Alemania del enfermero acusado de asesinar a un centenar de pacientes

Comienza el juicio en Alemania del enfermero acusado de asesinar a un centenar de pacientes

Ha reconocido la comisión de los delitos de los que se le acusa.
Niels Högel, que está acusado de cometer cien asesinatos, ha confesado su autoría. Las víctimas serían pacientes a los que trataba en el hospital de Oldemburgo, al norte de Alemania, misma ciudad donde se celebra el juicio en su contra.

Cuando el Tribunal le ha preguntado acerca de la veracidad de los actos que se le imputan, el enfermero ha respondido con un “sí”. Este alemán de 41 años está acusado por la Fiscalía de suministrar, a los pacientes del hospital de Oldemburgo y en el de Delmenhort, medicamentos que desencadenaban fallos cardiacos o un colapso circulatorio, todo ello entre los años 2000-2005, según ha informado Europa Press.

La Justicia alemana le declaró culpable y le condenó a cadena perpetua en 2015, por doble asesinato, dos intentos de asesinato y dos casos de lesiones graves a pacientes que se hallaban ingresados en la UCI del hospital de Delmenhors, ciudad cercana a Bremen.

Pasados casi tres años, nuevas investigaciones desvelaron que sus crímenes abarcaban un mayor número de víctimas. Concretamente, el informe señaló que puede estar detrás de la muerte de 62 personas en Delmenhorst y otros 38 casos en Oldemburgo, lo que significaría que estamos ante uno de los mayores asesinos en serie de Alemania.

Al juicio que se ha celebrado este martes han asistido más de 120 familiares de las víctimas con el objetivo de conocer cómo y por qué sus familiares tuvieron que morir. Debido al gran número de espectadores, el Tribunal de Primera Instancia de Oldemburgo ha trasladado la celebración del juicio a un pabellón de mayores dimensiones.

En 2005 una enfermera en Delmenhorst descubrió a Högel cuando fue a dar a un paciente un medicamento no prescrito. Los medicamentos que suministraba el enfermero desencadenaban fallos cardiacos o insuficiencia respiratoria, tras ello los reanimaba para ser considerado un héroe. Pero esa táctica no siempre funcionaba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *