Cifuentes reconoce que no defendió el Trabajo Fin de Máster

Cifuentes reconoce que no defendió el Trabajo Fin de Máster

Durante la sesión del juicio que se celebra contra Cristina Cifuentes, la ex presidente de la Comunidad de Madrid admitió que no defendió su Trabajo Fin de Máster (TFM). Asimismo, aseguró que “no tiene los papeles” de los trabajos realizados en la Universidad Rey Juan Carlos (URJC).

Igualmente, que actuó “de buena fe” tanto por válido el acta que la Secretaría del Rectorado le envió sin saber que la firma había sido falsificada.

Cifuentes se enfrenta a tres años y tres meses de cárcel por un supuesto delito de falsedad documental del acta sobre la defensa del TFM. Coincide su declaración con el archivo de la querella que la ex presidente regional interpuso contra los periodistas que destaparon el caso.

En la sesión de ayer, contó al juez que entregó su TFM en un acto “informal” en el que sólo habló en líneas generales y acerca de la bibliografía. “No defiendo ni leo el trabajo, sólo lo entrego. No estaba Álvarez Conde”, afirmó la ex dirigente del PP que abandonó la política en 2018.

Continuó relatando que el acta no era de defensa de su TFM, sino del tribunal evaluarlo. “Yo entregué en esa fecha el máster. Hice exclusivamente una exposición de las líneas generales. Desconozco quienes conformaban ese tribunal. Eso corresponde a la universidad”.

“Yo desconocía que el TFM tuviera un acta específica. No dudé del acta remitida por el rector de la URJC, persona que para mí tenía todas las garantías y toda la presunción de veracidad”, añadió.

Cifuentes se matriculó porque podía compaginarlo con su trabajo

La ex presidente regional explicó al tribunal que Dionisio Ramos le habló del máster en noviembre de 2011. Se matriculó porque podía compaginarlo con su trabajo como diputada parlamentaria y vicepresidente de la Asamblea de Madrid.

Asimismo, relató, Álvarez Conde fue “la persona que me explicó la dinámica o cómo suplir la asistencia y exámenes y quien me fijó el calendario. Son doce asignaturas”.

Agregó que Conde le dijo que “no me preocupara por no ir a clase y me dijo que era una modalidad con alumnos que trabajan. No me sorprendió porque había otras universidades con modalidades parecidas. Por cada asignatura se hacía un trabajo. Todo era a través de Álvarez Conde”.

“Cuando tenía los trabajos hechos, los mandaba en papel a través de alguien del equipo o de mi gabinete”, indicó. Sin embargo, dijo, “no guardo ningún ejemplar. He estado buscando el TFM”.

Cifuentes señaló que “eran trabajos de trámite que mandaba. He estado buscando otros trabajos a lo largo de mi vida académica. No he encontrado ninguno. No sé si es lo normal. Ni siquiera mi primer borrador que hice”.

Justificó que tuvo “dos mudanzas y cinco mudanzas de despachos para que se haga idea de esos traslados. Parte de mis pertenencias están distribuidas en un trastero, en casa… No los tengo. No tengo esos papeles. Probablemente los destruí cuando obtuve las calificaciones”.

Sostuvo que sí entregó su agenda electrónica

Preguntada por la fiscal acerca de que no entregó su agenda electrónica, la ex dirigente popular respondió que “quizás se podrían haber llevado a cabo más investigaciones en la instrucción”.

“Cuando fui presidenta de la Comunidad de Madrid podría haber accedido a mi agenda de la Delegación y cuando me marcho, mi secretaria también cesa. Y esa información se guarda en un pendrive y es ese el pendrive entregado”, aclaró.

Fue en 2014 cuando solicitó el título de su máster ya que estaba actualizando su currículum. No lo incorporó hasta casi 2018. Explicó que “no necesitaba el título para nada. No me aportaba ningún nivel académico que no tuviera incorporado en mi currículum”.

Sin embargo, desde la universidad se le comentan que había algún tipo de error administrativo. Ante eso, Cifuentes señaló que cuando se lo dan “entiendo que es porque tiene todos los requisitos y que se han cumplido porque, si no es así, una universidad no para el título. Yo no soy consciente de que hubiera algún tipo de problema hasta que salta a los medios”, remarcó.

Cuando salta la noticia, apuntó, encargó a su gabinete que contactara con la universidad para recopilar documentos acreditativos de haber superado ese máster.

“Pedí una copia del título, de la matrícula y del pago para demostrar que había realizado el máster”, señaló. En cambio, dijo, no habló con nadie. “No hablé absolutamente con nadie de la universidad ni con Feito ni con el consejero. Tenía una llamada del rector pero no quise contestar para que nadie dijera que pudiera haber influido”, agregó.

Cifuentes enseñó públicamente el título, desconociendo, aseguró, desconocer que contenía una firma falsificada.

“No se me hubiera pasado por la cabeza exhibirlo y mandarlo a los periodistas. Actué de buena dando por bueno un documento remitido por la Secretaría del rector. La buena fe la presumía absolutamente de la universidad cuando me mandaron el acta. Lo doy por bueno. No tenía ningún motivo para pensar que había una firma falsificada”, subrayó.

1 thought on “Cifuentes reconoce que no defendió el Trabajo Fin de Máster”

  1. El hecho de tener un máster le permite hacer el doctorado y con ello ser profesor de la universidad. Su actual puesto de trabajadora de la Comunidad no la permite dar clases. Quizá sea el motivo del interés por ese máster

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.