Cien ayuntamientos catalanes abren como rechazo al 12-O

Demostración de oposición a la fiesta nacional que se ha extendido cada vez a más poblaciones gobernadas por independentistas.

Más de cien ayuntamientos en Cataluña han abierto hoy sus puertas para hacer visible su oposición a la Fiesta Nacional, planteando diversas formas, aunque en su mayoría no ofrecían gestiones habituales, dejando a los empleados públicos libertad para ocupar su puesto de trabajo.
En Figueras (PDeCAT), por ejemplo, canjearán este día festivo por otra fecha. En el caso de Gerona, Manresa o Vic han “aclarado” que aquellos trabajadores que han acudido a su puesto, no tendrán retribución extraordinaria ni podrán cambiar el día. Igual ocurre con los ayuntamientos de ERC de Amposta, Arenys de Munt y Sant Vicenç dels Horts. Otras poblaciones, como Flix o Arbúcies, han hecho que la actividad sea normal. Peor fue en los municipios gobernados por la CUP, donde asocian el día de hoy, de la Hispanidad con el “genocidio” en Latinoamérica y en cuyo consistorios se trabajó, pero no cara al público.
En Badalona, los concejales de gobierno y asesores abrieron el edificio principal, pero no han respondido consultas ni han redactado instancias, como sí sucedió en 2016, lo que les costó ser imputados. Los concejales de Sbadell y Cerdanyola del Vallès sí ocuparon sus puestos.
En Gerona (PDeCAT) han ofrecido trabajar a puerta cerrada, lo mismo que han hecho en Salt. Verges (CUP), en el bajo Ampurdán, trabajaron ya que no se consideran “concernidos por la festividad llamada Día de la Hispanidad, una celebración que conmemora la colonización del continente americano y el genocidio de los pueblos indígenas”. Cambiarán la fecha de libranza, como también harán en Celdrà (CUP). Y así con diferentes fórmulas en otras poblaciones como Vall d’en Bas, Riudaura, Mieres, Sant Jaume de Llierca, Santa Coloma de Farners, etc. todos gobernados por PDeCAT, ERC o la CUP.
En la zona sur de Barcelona, en cambio, esta iniciativa no ha tenido éxito, apenas cinco ayuntamientos abrieron sus puertas. Ayuntamientos como Gavà, Sant Boi, Cornellà, Espluges, Viladecans, Sant Andreu de la Barca, Esparreguera o Castelldefels, gobernados por el PSC, sí celebraron la Fiesta Nacional. un festivo».
En el ayuntamiento de Tarragona no se trabajó, no lo hizo el personal ni los asesores políticos, lo que motivó una protesta escrita de la CUP. Los concejales sí podían entrar en sus despachos. En Reus todo estuvo cerrado. Finalmente, en Salou y Cambrils sí se respetó la festividad, si bien en este último, los concejales podían ir a trabajar, “como también lo hacen en otros días festivos”, precisaron fuentes municipales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.