“Chiringuitos por España”, por Francisco Estepa Vílchez.

Francisco Estepa Vílchez.

Cuando algún dirigente del PP, Ciudadanos o VOX habla de los  enemigos de España, lo primero que habría que preguntarse es de qué España está hablando, aunque por lo general se refieren a la España de los privilegios y los señoritos. Es obvio &que los que tienen cuentas en paraísos fiscales, en las que guardan el dinero que muchas veces es fruto de la corrupción política, no son los enemigos de España a los que se refieren y más bien estarán pensando en quienes quieren que las grandes fortunas paguen los impuestos que les corresponde.

Si miramos hacia atrás en los últimos 20 años y comparamos la herencia de cada partido político, es obvio que la corrupción a todos los niveles institucionales ha tenido su mayor refugio en el partido en el que Pablo Casado ha aprendido lo poco que sabe de política y lo mucho de otras cosas.

A pesar de que España es una de las Democracias más sólidas, por lo que nos ha costado alcanzarla y la fortaleza de nuestras Instituciones, cada vez que la derecha está en la oposición, se empeña en crear un clima social de crispación que lleva a una parte de la sociedad a radicalizarse… como vienen haciendo también los independentistas últimamente. En eso tienen mucho en común, ya que apelan a las vísceras y no a la razón de los votantes.

Mientras en la Comunidad de Madrid no se quiere investigar la nefasta gestión y la muerte en las residencias de mayores de miles de ciudadanos y ciudadanas, el PP le monta un chiringuito a uno de los políticos prototipo de la nueva clase política, experto en criticarlo todo y a todos, pero sin hacer nada. Ahora surgen otros nuevos partidos, como lo hizo UPyD,  Ciudadanos o VOX, con líderes carismáticos que aprenden rápidamente a vivir de la política sin aportar nada. ¿Cuándo empezaremos a distinguir esos chiringuitos que se montan algunos para no hacer nada?

1 thought on ““Chiringuitos por España”, por Francisco Estepa Vílchez.”

  1. ¿y por que los chiringuitos de la izquierda están mejor?
    ¿y por que hay que aceptar en Madrid lo que la izquierda no acepta en sus dominios?
    Es que a ese juego sabemos jugar todos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.