Celaá propone dar clase al aire libre

Celaá propone dar clase al aire libre

“Poner aulas en la biblioteca o al aire libre, bajo el techo del patio”, en definitiva, ampliar los espacios disponibles cara al nuevo curso. Es la propuesta que Isabel Celaá, ministra de Educación y Formación Profesional, ha hecho en una entrevista en La Vanguardia.

En ella, ha señalado que, aunque son los centros quienes deben decidir dónde dar clase, “tenemos que aprovechar el buen tiempo que tiene el país”. De ahí que sostuvo la necesidad de, incluso, dar clase al aire libre, aunque se trataría de una medida coyuntural.

“Confiamos que llegue pronto una vacuna o un tratamiento. Esto es un ‘arreglémonos como podamos’, mientras el virus esté presente”, deslizó.

Tras recordar que las autoridades competentes para establecer el horario escolar son las consejerías de las Comunidades Autónomas, también explicó que los planes docentes tendrán que readaptarse después del parón del estado de alarma. Matizó que “no es recortar currículum”.

Quiso abordar el asunto de la digitalización después de que se haya constatado que hay “miles de niños desconectados”. Por ello, el Gobierno va a firmar un plan con las autonomías para garantizar que todo alumno disponga de un ordenador o una tableta. Se financiará con fondos Feder.

Clases presenciales y al aire libre combinadas con on-line

Con todo y con eso, reafirmó que “la escuela es insustituible, pero la digitalización es fundamental para los alumnos de hoy”. En ese sentido, aseguró que se ha avanzado mucho en los últimos meses al haber tenido que sustituir las clases presenciales por la docencia on-line.

Defendiendo la actuación del Ejecutivo en el sentido de mantener los centros cerrados en vez de tratar de abrirlos, indicó que “hacer predicciones hacia el pasado no sirve”.

Subrayó que la Sociedad Española de Pediatría alertó de lo difícil que sería mantener las distancias de seguridad, en especial, entre los más pequeños.

De hecho, ante la petición de “más flexibilidad” de algunos consejeros regionales en cuanto a que los menores de 10 años puedan ir sin mascarilla, Celaá dijo que lo trasladará al Ministerio de Sanidad. En igual medida al respecto del número de alumnos por aula.

“No hay una raya definida para estos grupos estables convivenciales, que son como familias. Quizás el grupo ideal de 15 alumnos termine siendo mayor”, apuntó.

Sobre los profesores en situación de riesgo, destacó que, si alguno cree que “no está controlada su dolencia, tendrá que conectar con prevención de riesgos laborales y, si no puede trabajar, será sustituido”.

Para terminar, la ministra quiso poner “una buena nota” a la coordinación con la Conselleria de Educación de la Generalitat. A ese respecto, explicó que con el conseller Josep Bargalló están gestionando puntos en común. Asimismo, comparten opiniones para dar respuesta a las reivindicaciones sociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.