“CECILIA Y LAS 13 ROSAS: ¡MI QUERIDA ESPAÑA, ESA ESPAÑA MUERTA!!” por Paloma García Zúñiga

En la primera semana de agosto, se conmemoran dos aniversarios en los que no puedo faltar al cementerio del Este (él mal llamado Ntra. Sra. de la Almudena) y visitar las sepulturas de unas jóvenes españolas que, aunque vivieron en épocas distintas, compartieron su deseo de vivir en libertad y comparten última morada.
Para ella, un ramito de violetas, para ellas, un ramo de 13 rosas rojas.

EL DÍA 2 de agosto fue el 42 aniversario de la muerte de la cantante CECILIA.
Evangelina Sobredo, solo contaba con 27 años cuando el coche en el que viajaba se empotró contra un carro de bueyes en una carretera comarcal de Zamora.
Un accidente de tráfico, como los que, por desgracia, ocurrirán durante el verano en la carretera. Cifras que parecen no afectarnos, hasta que a “alguno de esos números” le ponemos el nombre de un familiar o amigo, o, como en el caso de la canta-autora Cecilia, nos llega al corazón de todo un país.
¡¡¡En carretera todo cuidado es poco.!!!!
Cecilia, nació durante el franquismo en una familia acomodada, pero se salió un poco del guión que la vida le asignó demostrando que no comulgaba con parte de sociedad en la que le tocó vivir, para ello empleó su pluma con habilidad escondiendo doble interpretación, algunas de sus letras fueron censuradas por el franquismo. Ella, la que acudía los domingos a misa, luego lo describía como: “El cuervo largo, negro y severo, predicando a pecadores. Las cotorras perfumadas, recién comulgadas, miran a las pájaras sentadas”.- texto de “Fauna” sin censura.
Cecilia trabajó por la emancipación de la mujer desde su peculiar y solitaria cruzada, desde sus letras disfrazadas ¡como ella misma! que mostraba una imagen externa, cándida, angelical, pero con un interior de carácter y unas ideas muy claras. Su voz frágil y tímida, entonaba las letras que su pluma parían y en ellas hablaba de religión, de la guerra civil, de las clases sociales. Sola, no militó en ningún partido político ni participó en movimientos sociales, ella bailaba con su propio son.
Con su pluma retrató la sociedad española, a los personajes y sus intimidades con una gran madurez y realismo a la vez que gran sensibilidad, “esa España muerta”
Su disco “me quedaré soltera” fue un referente para la mujeres, adelantándose a su época, luchando contra el modelo de mujer objeto. O criticaba el ejemplo que veía de la sociedad “Dama dama que hace lo que le viene en gana, señora de un vividor”.
Su hermana Teresa la describía así: ”Todas sus canciones traían mucha crítica, siempre de forma muy sutil, y especialmente enfocada a la burguesía. Detestaba la actitud burguesa. Ella era una hippie con ropa del rastro”
“vivir es morir cada día”.- Cecilia
EL DÍA 5 de agosto se cumplió el 79 aniversario, no de la muerte, ¡del asesinato! de Carmen, Martina, Blanca, Pilar, Julia, Adelina, Elena, Virtudes, Ana, Joaquina, Dionisia, Victoria y de Luisa, las “13 Rosas”
Como todos los años, acudí a la cita en las tapias de la necrópolis del este, donde en 1939 las balas con himno franquista, sonaron apagando las notas de himnos de libertad de trece chicas cuyo único delito fue querer ser libres. Los 5 de agosto son muchas las personas que las recordamos, a ellas y a los miles de represaliados. Algunas personas acudimos al acto en el cementerio, otros acuden después en visita discreta a la tapia o utilizando las redes sociales.
¡Como me duele recordar, que no hace muchos años, cuando en el acto oficial participaban muchos grupos, una parte del público asistente interrumpía la intervención del entonces Secretario General del PSOE de Madrid, Tomas Gómez, ¡llamándole asesino!!!. ¡¡¿¿asesino??!!
¡Ay mi querida España!!. ¿Saben que en la letra original que escribió Cecilia el texto no era “esa España nuestra” sino “esa España muerta”, en alusión a la sociedad franquista del momento.
Catorce jóvenes que defendieron su libertad de forma distinta, en épocas muy distintas. Cecilia compuso canciones libres, a ellas trece les componen canciones de libertad. En la ciudad “bajo rasante” de la necrópolis del Este se escucha música de libertad.
La vida de estas 14 jóvenes fue corta, muy corta, pero sus nombres no se borraran de la historia, ¡que siga sonando la música en la superficie!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.