La caverna política y mediática bate todos los récords de mentiras, fakes y vergüenza

Las principales víctimas de la mentira y la manipulación han sido Pedro Sánchez, Pablo Iglesias, Carmen Calvo, Irene Montero, Antonio Miguel Carmona, Salvador Illa y Fernando Simón.

La ultraderecha, la caverna, ha batido todo tipo de delitos de calumnias e injurias que jamás haya protagonizado más gente y en menos tiempo (artículos 205 y 208 del Código Penal) Ahora comienzan a darse cuenta los responsables conservadores, según fuentes del PP, que la campaña de descrédito a los socialistas y mentiras torticeras sobre la izquierda, de espaldas a las muertes y a la tragedia, se les está volviendo en contra.

Comenzaron no dando tregua al presidente del Gobierno. Una lista de calumnias, exageraciones e injurias cada vez más excéntricas e inconsecuentes. Una campaña sin igual y sin prejuicio alguno contra Pedro Sánchez. En ese momento fue cuando los medios se dieron cuenta de que nuevos canales se abrían en la difusión de la mentira en busca del descrédito. A las redes sociales clásicas, se añadieron los reenvíos por WhatsApp entre particulares ajenos a que pueden ser investigados por difusión de calumnias, de fake news, vídeos manipulados e intoxicaciones varias.

A Pedro Sánchez, quien quizás no previno suficientemente la crisis como en el caso de otros gobiernos de todo el mundo, le han llamado de todo. Lo último y más peligroso ha sido instar a la violencia en la calle y a juzgarle por parte de los tribunales a partir de una denuncia que está siendo instada por la ultraderecha. Se ha llegado a decir de él, atención, que ordenó dejar morir a los ancianos en las residencias para que no se propagara el virus (sic). La intromisión en la privacidad de su familia ha sido terrorífica. Incluso se ha dicho de él que tiene el coronavirus y a desearle tenerlo (!).

A Pablo Iglesias le han adjudicado hasta una nueva amante, Verstringe, con el fin de frivolizar su situación y provocar su desprecio. Se ha difundido una foto del mismo Iglesias señalando que había exigido que su madre tuviera una habitación individual en un hospital madrileño. Todo, mentira. Amén de señalarle como un instigador de un golpe de estado comunista en nuestro país. Sí, hemos llegado a leer el siguiente titular: “Pablo Iglesias instaura un régimen comunista”. Mensajes en medios, ¡en medios supuestamente serios!, relativos a que el Gobierno, sin ir más lejos, no quiere salvar a la población, ni desea la recuperación, porque “antepone la ideología comunista a la crisis sanitaria y económica” (Leer la información de Público).

Los más furibundos son los que más tienen que esconder. La Comunidad de Madrid, cuyos vergonzosos recortes ha dado lugar a una tragedia en la región y cuya prohibición de llevar a los mayores desde las residencias a los hospitales ha llevado a su vez a nuestros ancianos a un callejón sin salida letal, es la que más tiene que esconder. Por eso desde la tropa de Ayuso se han lanzado las mayores y verdaderamente delictivas calumnias, injurias y despropósitos.

Antonio Miguel Carmona tuvo la osadía de denunciar en televisión los recortes del PP. ‘Pies para qué os quiero’. Le manipularon un primer vídeo en el que señalaba con las manos cortar las carreteras y los ultraderechistas hicieron creer que Carmona estaba dando instrucciones al presidente de Telecinco, ni más ni menos, para cortar la entrevista a un consejero del PP que era el que estaba diciendo lo de las carreteras. Y, visto el ridículo de este vídeo, lanzaron un segundo vídeo, de hace siete años, ya judicializado contra sus autores, en los que Carmona insta a los cargos públicos del PSOE a defender las ideas del partido en las televisiones (lo cual es normal) ante la profusión de cargos del PP. A Carmona le amenazan de muerte desde las redes sociales.

Salvador Illa ha sido víctima de burlas, amenazas y despropósitos. Una gestión sanitaria que han tachado de deplorable confundiendo el culo con las témporas. Han llegado a acusar a Illa de abandonar los hospitales… ¡cuando la competencia es de las comunidades autónomas! Han llegado a decir que es el responsable de las muertes en las residencias de ancianos… cuando las competencias son de nuevo de las comunidades autónomas y de los ayuntamientos. Ataques sin sentido, memes, vídeos, acusaciones veladas, acusaciones directas.

Al que le ha caído la del pulpo ha sido al portavoz, Fernando Simón, un gran profesional reconocido por todos en el sector. A éste sí que le han tratado de hacer daño con vídeos manipulados. Recortando sus frases, haciendo creer que se mofaba de los muertos, una situación de vergüenza para todos. Uno de los vídeos manipulados señala cómo, a preguntas de los periodistas, Fernando Simón se mofa de las familias de los fenecidos. Además de diversas alegrías y brindis cuando salió la noticia de que había contraído el coronavirus.

Entre los instigadores destaca Alfonso Rojo de Periodista Digital. El Plural ha destapado que fue él, desde Periodista Digital, el que desde también una página porno instó a dos caceroladas contra el presidente del Gobierno, ambas fracasadas. Mintiendo, intoxicando y difamando. La decadencia de Alfonso Rojo y su desaparición ha sido palmaria. Expulsado de todas las televisiones, recibió dinero de Ignacio González y Esperanza Aguirre, para sostener las diversas intoxicaciones. Se trata del “periodista” más sancionado por la Comisión de Deontología de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España. Tiene el honor de bautizar el ‘Premio Alfonso Rojo al Subnormal del Año’ que promueve Héctor de Miguel (Leer la información de El Plural).

El que comenzó muy potente, pero ha acabado escurriéndose en el orinal, fue Alfonso Ussía. No faltaron al principio sus cobardes adjetivos al Gobierno, a los socialistas y, cómo no, a su propio grupo editorial. Su defenestración del Grupo Planeta, por propagar falsedades y fakes, ha silenciado su voz, en estos momentos más pendiente de otra cosa. Otra cosa, en este caso material, que ya pueden imaginarse ustedes.

El más activo propagando bulos es el hijo del conocido nazi, Ekkehard Tertsch, militante del partido de Hitler y destacado miembro de las SA (camisas pardas). Su hijo, Hermann Tertsch, parlamentario ultraderechista expulsado de todos los medios donde ha estado, como Rojo, es una pieza básica en el engranaje de difusión de las calumnias al contar con numerosos seguidores neonazis en toda Europa.

El movimiento feminista ha sido uno de los principales objetivos. Le han llegado a echar la culpa de la propagación del virus. Ni al mitin multitudinario de VOX en Vistalegre, ni a los miles de partidos de fútbol y baloncesto, no, la culpa fue de la manifestación del 8M. En ese sentido se ensañaron con Irene Montero y con la vicepresidenta Carmen Calvo hasta la extenuación. La de veces que han deseado la muerte a ambas es incontable.

Existe toda una red de difamación que está siendo investigada por la policía. De momento se les ha añadido las cadenas de reenvíos por WhatsApp que hacen publicidad a la calumnia (artículo 211 del Código Penal). Alguna de las personas que han reenviado estos WhatsApp ya están siendo investigados.

En ese sentido, ha sido publicado ya por diversos medios, la participación de servicios secretos de terceros países con el fin de desestabilizar la democracia española y, en términos generales, la europea. Nada mejor que los propagadores ultraderechistas, casi siempre menos cultos, más rudos y absolutamente transparentes a la inteligencia. De hecho numerosas publicaciones han señalado a Rusia, Irán y otras naciones como responsables de una propagación cuyo ‘nido del águila’ no son precisamente de ellos sino las direcciones de los partidos españoles más radicales.

Más claro parece la difusión de la injuria y de la calumnia por twitter y Facebook. Desde cuentas de VOX, del PP y de Nuevas Generaciones, han difundido falsas noticias que han sido repicadas por cuentas automatizadas, miles de ellas que rebotan los fakes. Pero los agentes que propagan como el aceite estas falsedades son las mentes menos privilegiadas, las personas con menos personalidad capaces de tragarse bulos con facilidad y querer ser protagonistas por un segundo propagándolos.

El esquema es el siguiente. El fake, mentira o vídeo manipulado nace de algún alto cargo de VOX, según consta, pero no solo… se pone en marcha. Esto es propagado por algunos seguidores. Enseguida entra en el mecanismo de cuentas y WhatsApp automáticos impulsados, entre otros, por terceros países. Y, más temprano que tarde, llega al teléfono del agente propagador principal: un ciudadano medio, escasamente inteligente, deseoso de algún protagonismo, radicalizado y con todo un cóctel de odios y complejos a sus espaldas. La ola se amplía por medios digitales financiados, entre otras cosas, para ello.

2 thoughts on “La caverna política y mediática bate todos los récords de mentiras, fakes y vergüenza”

  1. Asi es. No hay mas que decir. Se llama Matonismo. Es una cosa de toda la vida de la derecha. Los de vox siguen siendo los falangistas cobardes y vengadores del postgolpe de estado del 36.

    Si necesitais traductores del artículo para lanzarlo a los cuatro vientos contacta con nosotros.

  2. Hay que añadir: “Todo ello en connivencia con el PP de Pablo Casado”… que ha utilizado la crisis vírica para intentar conseguir mediante el engaño, la manipulación y su obscenidad, lo que las urnas le han negado en periódos electorales. Tan impresentable es Casado como Abascal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *