¿Cavani al Atlético de Madrid?

¿Cavani al Atlético de Madrid?

Los rojiblancos llevan cortejándole tres años.
Resulta que el futuro de Neymar podría depender de Cavani, y viceversa. Pongámonos en situación. Desde hace tres años, el Atlético de Madrid lleva mostrando su interés por hacerse con los servicios del uruguayo. Neymar, por su parte, quiere ir al Real Madrid, pero el PSG no va a ponerlo fácil. El club parisino, en cambio, necesita hacer caja. El equipo presidido por Enrique Cerezo necesitará un delantero de garantías si Antoine Griezmann se marcha al Barça, y dispondrá de 100, o 200, millones para fichar. Cavani es más carismático para la afición que Neymar, pero Nasser Al Khelaifi sabe que la máquina de hacer dinero es el brasileño. La afición parisina tiene claro a quien apoya y dedica sus cánticos. Dicen del uruguayo que siempre ha puesto al club por delante de sí mismo desde que competía con Zlatan Ibrahimovic por ser el goleador del equipo, y él mismo mantiene que su futuro “está en el PSG”, pero en su entorno creen que quizá sea el momento de irse. Sin embargo, en el Parque de los Príncipes no pueden dejar escapar a dos de sus tres estrellas a la vez, de forma que tendrían que deshojar la margarita entre dejar irse al favorito o a uno de los mejores jugadores del mundo.
Esto, que bien podría ser digno argumento de alguna serie de enredo británica de los años 90, no es más que el entramado de fichajes que puede empezar a moverse de manera precipitada en cuanto finalice el Mundial de Rusia. Neymar no quiere volver a París y está esperando a que alguno de los dos, PSG o Real Madrid, mueva ficha. Y volvemos con el enredo. El Atlético de Madrid quiere a Cavani pero el mayor obstáculo es su salario: 19 millones de euros al año. El uruguayo es consciente de que su contrato finaliza en 2020 y prefiere esperar a reunirse, pronto, con altos cargos de su club para esclarecer su futuro. A ello se une que Unai Emery no seguirá dirigiendo el banquillo y su sustituto aún no está claro, aunque suene Thomas Tuchel. Pero lo que sí parece evidente es que si se marcha Cavani, Neymar se queda, y viceversa. Veremos qué pasa. Lo mismo, nada, como en las comedias de enredo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.