Caso Palau: el nacionalismo condenado

La sentencia obliga a CDC a devolver todo el dinero obtenido de forma ilegal.
Han tenido que pasar 8 años desde que se iniciara la investigación sobre este caso del Palau de la Música Catalana. Pero ya hay sentencia. La Sección 10 de la Audiencia de Barcelona condena a penas de cárcel a Fèlix Millet y Jordi Montull, así como a Convergència Democràtica de Catalunya, CDC, por lucrarse con 6,6 millones de euros a través del cobro de comisiones irregulares a cambio de adjudicar obra pública a Ferrovial, por lo que tendrá que devolver todo el dinero obtenido de forma ilegal, aunque la sentencia es recurrible.
De las 12 personas condenadas, solo cuatro entrarán en prisión. Félix Millet ha sido sentenciado a nueve años y ocho meses de cárcel y una multa de 4,1 millones de euros. Jordi Montull, a siete años y seis meses, además de 3 millones de multa. Daniel Osàcar, extesorero de CDC, más de cuatro años de cárcel y 3,7 millones, así como Gemma Montull, sentenciada a cuatro años y seis meses y una multa de 2,6 millones. La Fiscalía pedirá el ingreso en prisión de los principales condenados.

Implicación de CDC
La sentencia reconoce que en la trama participaron “otras personas de esta formación política” que, sin embargo, no han podido ser “completamente identificadas”, por lo que no se puede ir más allá del extesorero. Francesc Sànchez, abogado de CDC, recurrirá la sentencia.
El veredicto de la Sección 10 de la Audiencia de Barcelona desgrana cada una de las implicaciones de los condenados. El tribunal asegura que Fèlix Millet y Jordi Montull crearon una trama entre 1999 y 2009 para expoliar de manera continuada las arcas del Palau, hasta alcanzar la cifra de 23,7 millones de euros, 6,6 de los cuales fueron a parar a CDC, que se financió, así, de forma irregular mediante pagos ficticios de Ferrovial al Palau.
14 millones fueron para el lucro personal de los ex directivos de esta institución cultural catalana. Con ello, Millet y Montull financiaron obras en sus casas, viajes de ocio y compras domésticas, así como las bodas de las hijas de Millet, celebradas en el Palau. La sentencia condena también a las esposas de Millet y Montull e, igualmente, a una hija del primero, por beneficiarse de cerca de siete millones de euros procedentes del expolio. Cuatro de los acusados que participaron en el pago de las mordidas y la ex directora general de la institución, Rosa Garicano, han sido absueltos por haber prescrito los delitos de los que estaban acusados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.