Casado vende Génova por las insostenibles deudas que han arruinado al PP

Casado vende Génova por las insostenibles deudas que han arruinado al PP

Las razones económicas son los verdaderos motivos por los que el PP de Pablo Casado quiere salir de Génova y vender la legendaria sede popular. “Se debe un porrón de dinero. Millones de euros que están sin pagar”, afirmó Alberto Núñez Feijóo este pasado jueves.

Casado quiere hacer vestir la salida de Génova como una ruptura con el pasado corrupto de la formación conservadora. Y tal vez, hasta así sea, pero las verdaderas razones son las económicas, con unas deudas que han arruinado al partido.

Y, claro, también está detrás la falta de ingresos. Hegemónico en la derecha, hasta hace dos legislaturas el PP no ha bajado de 100 diputados. Tras las elecciones de abril de 2019 cayó hasta los 66 y después de las de noviembre, 88. En la XII Legislatura tenía 137.

Si por los escaños logrados en 2019 las arcas del Estado han pagado por cada diputado 21.000 euros y por cada voto 80 céntimos, hagan  las cuentas.

Por tanto, la pérdida de ingresos tras las dos últimas citas electorales supone un serio problema financiero que hay que solventar. El propio José Luis Martínez Almeida, a estos efectos portavoz nacional del partido, admitía que los problemas económicos han influido en la decisión.

La cuestión es que Casado necesita recuperar ingresos. Para ello tiene que conseguir votos y escaños. El desastre electoral en Cataluña no ha ayudado puesto que ha ido a la baja. Han pasado de 19 en 2012 a 11 en 2015, 4 en 2017 (coincidiendo con el procés y el auge de Ciudadanos) y 3 en 2021 (coincidiendo con el sorpasso de Vox).

Por tanto, el PP necesita dinero y urgente. Según revela eldiario.es, los populares debían 38 millones de euros al cierre de las cuentas de 2019. De acuerdo con el portal inmobiliario Idealista, podrían vender el edificio y las 93 plazas de garaje por un total de 36 millones. Serían 30 millones por las oficinas en nueve plantas y seis por las plazas de garaje.

Si a Casado le saliera bien la operación, prácticamente saldaría esa deuda millonaria, aunque habría que sumar la compra o alquiler de otra sede, destructoras de papel, etc.

Y es que la corrupción se paga y en este caso se paga en forma de menos diputados en el Congreso, menos Senadores en el Senado y en las distintas Cámaras regionales. Se escapa el dinero.

En definitiva, “poderoso caballero es don dinero” y todo cambio de imagen responde en este caso a eso: refundarse para recuperar votos y escaños, porque suponen dinero. Y en eso están.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.