Casado: el giro a la derecha del PP gana las primarias

Casado: el giro a la derecha del PP gana las primarias

Obtuvo más del 57% de las papeletas.
Pablo Casado, hasta ahora vicesecretario de Comunicación del PP, es desde ayer el nuevo líder de la formación conservadora y el futuro candidato popular a La Moncloa. 1.701 votos a su favor, el 57,2%, de los 2.973 emitidos y 451 más que los que fueron a Soraya Sáenz de Santamaría han aupado a la presidencia del PP a este palentino de 37 años, diputado por Ávila. Un resultado mayor de lo esperado.
“Os ruego que no le preguntéis a nadie a quién ha votado. Hoy nadie ha perdido, solo gana el partido”, ha dicho el flamante presidente de los populares en su primer discurso como tal. También abogó por “reformar el Código Penal” para luchar contra el secesionismo, y llegar a ilegalizar a los partidos independentistas bajo la premisa de la prevención.

Apoyos de los demás precandidatos
En la lucha frente a Santamaría, finalmente se impone Casado después de haber concentrado alrededor suyo los apoyos de María Dolores de Cospedal, José Manuel García-Margallo, José Ramón García Hernández y Elio Cabanes, los cuatro precandidatos que quedaron descolgados al no pasar el primer corte.
No valió el empeño de Santamaría para “abrir un amplio diálogo con Pablo” en un intento de alcanzar una candidatura única bajo sus siglas, ni tampoco enarbolar la bandera de la igualdad hombre-mujer como si “ser mujer” fuera “un mérito” o “un argumento electoral” para alcanzar la presidencia del partido, dijo Casado, rechazando esa tesis.

Viraje a la derecha
El giro a la derecha que experimentará el PP había sido anunciado durante la campaña, con la idea de volver a la ley del aborto de 1985 y convocar un Congreso dirigido específicamente a hablar de principios y valores y reestructurar ideológicamente al partido. Recientemente, Casado dijo: “Tenemos que ser todo a la derecha del PSOE”, es decir abarcar todo el espectro político más allá del centro y del centro derecha, fagocitando a Ciudadanos. También para tratar de recuperar el terreno ganado por Pedro Sánchez antes de las próximas elecciones.
Frente a las críticas en las que se le tachaba de aznarista, sin acomplejarse aseguró que “no puede aspirar a liderar el partido alguien que no está orgulloso de su pasado. Yo lo estoy de José María Aznar, de Mariano Rajoy y de Manuel Fraga”. No obstante algunos destacados miembros temen un exceso extremismo: “Yo no quiero talibanes en mi partido”, dijo un cargo preocupado.
Ahora, tal vez, tenga que empezar a devolver favores a ex ministros que prestaron su apoyo e imagen para conseguir esta victoria, como Isabel García Tejerina, José Manuel Soria, Rafael Catalá, Juan Ignacio Zoido, Dolors Montserrat o Cospedal y García-Margallo. Durante la campaña el nuevo presidente del PP defendió integrar a su rival Sáenz de Santamaría como parte de su corte, pero una vez que hubieran pasado las votaciones porque, dijo, “vamos a ganar”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.