Editorial “Salvad las pensiones”

Siendo niño me enseñaron a tener respeto a la verdad, a mi país y a mis mayores. Las pensiones públicas están garantizadas porque existe un Parlamento nacional en el que los grupos de izquierdas velarán con denuedo por el mantenimiento del sistema público.
Porque si fuera por el Gobierno de la Nación éstas ya se hubieran en parte liquidado para dar paso a un sistema parcial de capitalización en beneficio de los bancos y empresas de seguros. No en vano el Gobierno creó una comisión compuesta mayoritariamente por empleados de las empresas de seguro para afrontar la reforma del sistema.
La escasa pericia de Mariano Rajoy, su despiste épico, su pública indolencia, nos ha llevado a una situación que no es más que fruto de una reforma de pensiones que llevó a cabo Fátima Báñez en beneficio de las empresas y en contra de los pensionistas actuales y futuros.
España hace un esfuerzo menor que el de Francia, Alemania o Italia, incluso menor al de la media europea, para pagar las pensiones de nuestros mayores. Ésa es la consecuencia de que el Gobierno de la Nación haya aprobado una miserable subida media de 2,3 euros.
¿Cómo pagarán la paga de verano y la de Navidad? Lo digo porque lo recaudado por la Seguridad Social da para abonar las pensiones excepto las extras. En definitiva, el déficit generado en 2017 asciende a un 1,5% del PIB. Esto, por consiguiente, ha motivado que, tras la pésima gestión de este gobierno caduco, el Tesoro Público tenga que inyectar 15.000 millones de euros al sistema como anunció ayer.
Durante los años de gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero las pensiones mínimas aumentaron un 49%. Un presidente que dejó 67.000 millones de euros ahorrados en el Fondo de Garantía que ahora Rajoy ha dejado con tan solo 8.000 millones de euros, incapaz de afrontar el pago de parte de las pensiones, transparente a la inteligencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *