Editorial “Paso atrás”

El Gobierno de la Nación ha dejado de alegrarse por tener a independentistas en la cárcel. La derecha, el PP y diversas formas más, parece que rectifican y no ven precisamente como una buena noticia que los secesionistas puedan hacer gala de su secular victimismo. El riesgo electoral es demasiado elevado.
Entrar en razón, de forma impostada o sincera, no deja de ser una buena noticia. Como lo hizo Forcadell, cuya palidez proverbial a la entrada del Tribunal Supremo hacía presagiar que iba a detractarse más temprano que tarde con el fin de salvar la imagen de la burguesía catalana independentista que siempre ha llevado muy mal que dejen de servirle el té por las mañanas.
Pero, sin embargo, no ha pasado desapercibido para este periódico, la preocupación de dirigentes del PP horas antes del Auto de libertad bajo fianza. En conversaciones con Diario Progresista y en declaraciones a todo aquel periodista que quería oírles, altos cargos del Gobierno rezaban porque la Forcadell y sus acompañantes no entraran en prisión.
Lejos ha quedado aquella sonrisa palurda, aquellas declaraciones coléricas, aquella satisfacción de la derecha por el encarcelamiento de los consejeros del Govern. Un acto de inconsciencia que nos costará caro de cara a las elecciones del 21 de diciembre.
Atrás se dejan esas declaraciones simplistas que desplegaron con la sencillez del lector de un solo libro: “la ley es la ley”, “la Justicia es independiente”, “vivimos en un estado de derecho”, “el que incumple la ley paga por ello”. Les faltó “el sol sale por las mañanas”.
Declaraciones sin matices y escasamente inteligentes que le dieron al independentismo alas para el victimismo del que nos tienen acostumbrados. En un momento en el que eran la mofa internacional, oxígeno político en forma de auto y satisfacción incontrolada.
Queda un lugar para la esperanza escondida en esas declaraciones de los altos cargos de la derecha, dichas tras el “no digas que te lo he dicho yo”, en el que deseaban que nadie más pasara por la prisión incondicional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.